martes, 10 de diciembre de 2013

Artículo “Dividendo Emocional: el papel de los accionistas en la Responsabilidad Empresarial”



Muchas de las entradas del blog han permitido desarrollar un artículo publicado recientemente en la “Revista de Responsabilidad Social de la Empresa” editado por la Fundación LuisVives.

El artículo se titula, como no podía ser de otra forma, igual que el blog: “Dividendo Emocional: el papel de los accionistas en la Responsabilidad Empresarial”. Su resumen o abstract es el siguiente:

“Los seres humanos no dejan de tener empatía por ser propietarios de una empresa. Algunas teorías de la empresa obvian que la verdadera ganancia es el incremento de la satisfacción que puede ser por lograr una cantidad monetaria o por otra razón. El dividendo emocional se genera por todas aquellas actuaciones de la empresa que aumentan la satisfacción de sus propietarios, independiente del importe dinerario que les aporte. Así se concilia la empatía del ser humano en la actividad empresarial con el sistema de propiedad privada que permite un correcto cálculo económico de las decisiones de los agentes.”

 Podéis acceder a la versión completa del artículo desde este link de mi página en academica.edu: https://drive.google.com/file/d/0B9tfpYv2hn4gVU5HU1hXVENUTU0/edit?usp=sharing

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Documental sobre el papel de las emociones en las decisiones financieras

Interesante documental titulado “El poder del dinero” emitido originalmente por Documentos TV.  Trata de contraponer la visión de que los agentes toman las decisiones financieras de manera racional frente a la promulgada por la economía conductual que hace hincapié en que existen otros factores, como los emocionales, que afectan a esas decisiones.

El documental es de máxima actualidad ya que cuenta con la participación de los recientemente ganadores del Premio Nobel, Eugene Fama y Robert Shiller.

lunes, 28 de octubre de 2013

¿Es Shell la empresa más irresponsable del mundo?

En la última edición de los  Premios Public Eye se ha alzado con el premio a la empresa más irresponsable a la petrolera Shell. Estos premios se deciden mediante votación de los internautas que visitan la página de la asociación organizadora. El motivo de lograr tal galardón es el hecho de que la compañía pro mostrarse dispuesta  a explotar los recursos petrolíficos del Ártico. A diferencia de la Antártida, en el círculo polar ártico se encuentran territorios de diferentes soberanías como es el caso de Estados Unidos, Canadá, Noruega y Rusia.

No se puede escapar que este tipo de premios suelen recaer en grandes multinacionales. Son las más conocidas y por tanto las que tienen más probabilidades de ser criticadas. El sector petrolero es también uno de los más censurados debido a las terribles consecuencias de pasados accidentes como el Exxon Valdez o el Golfo de Méjico.

Shell aporta mucha información sobre el proyecto en su página web. Estos proyectos no son algo novedoso dado que existen explotaciones petroleras en Alaska o Siberia desde hace décadas. ¿Es irresponsable realizar la explotación o lo que es irresponsable es no tomar las medidas adecuadas? En realidad lo que deberíamos censurar es que se antepongan los resultados monetarios a corto plazo a un riesgo potencial a largo plazo. La mejor forma de hacerlos es asegurarse que el coste económico de una catástrofe sea lo suficientemente elevado para desincentivarla (ver post ¿Cómo castigar a BP?). 

Otras organizaciones, como por ejemplo WWF Adena, ponen el foco en otros problemas que consideran más urgentes. Para ellos es el caso de la pesca intensiva que está agotando los caladeros. Pero como ninguna gran multinacional opera esos barcos, la censura de dicha actividad no consigue identificarse.

Algo similar ocurre con la votación de los Premios Public Eye. Shell fue la empresa más votada como irresponsable a pesar de que a fecha de hoy su actividad en el Ártico no ha causado ningún perjuicio. Es verdad que existe un peligro potencial, pero es eso, potencial. Por el contrario una de la empresas candidatas, Coal India, ha visto como 205 de sus trabajadores han fallecido y 699 gravemente heridos. Esas muertes ya se han producido pero no han recibido el mismo rechazo que los probables peligros de la actividad Shell. 

Lo que ha llevado a Shell a ser elegida no son sus actividades sino el sesgo negativo hacia las grandes multinacionales. Por eso recibe más críticas que otras actuaciones mucho más censurables llevadas a cabo por pequeñas empresas de pesca o por una desconocida empresa minera india.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...