viernes, 15 de junio de 2012

Petróleo para proteger la naturaleza


La National Audubon Society es una asociación sin ánimo de lucro norteamericana dedicada a la conservación de la naturaleza. Fundada en 1905, es una de las organizaciones conservacionistas más antiguas del mundo. Dicha organización es propietaria de la Paul J. Rainey Wildlife Sanctuary, una reserva de 110 kilómetros cuadrados en el estado de Louisiana donde habitan  muchas especies protegidas como los ciervos, nutrias y gansos.

Es un caso similar al bosque propiedad de la Fundación Oso (ver post Ser dueños de un bosque para osos). A pesar de no tener ánimo de lucro, la asociación realizó perforaciones en esa reserva natural para extraer petróleo desde 1959 hasta 1999. Esos ingresos se reinvertían en su actividad de preservación de la naturaleza, a la vez que era citado como un modelo cohabitación entre la industria y el medio ambiente dado que en ningún caso la extracción afectaba a las especies que vivían en la reserva.

Paradójicamente la National Audubon Society se opone a explotaciones petrolíferas en parques naturales similares a la que ella misma explotaba cayendo en una fuerte contradicción y negando la constatación de la perfecta compatibilidad de de dicha actividad con el cuidado del medio ambiente como refleja la experiencia del Paul J. Rainey Wildlife Sanctuary. Una compatibilidad que la también organización ecologista FAPAS trata de lograr en la explotación minera del oro en Tapia de Casariego (ver post Cuando los ecologistas asesoran a las empresas).

martes, 5 de junio de 2012

Cuando los ecologistas asesoran a las empresas


¿Quién conoce mejor cómo cuidar el medio ambiente que los ecologistas? Ellos se dedican a denunciar todos aquellos actos que perjudican la naturaleza y su objetivo es la protección de los recursos naturales. ¿Qué mejor que preguntarles antes de acometer una actuación industrial que pueda ser denunciada por esos grupos ecologistas?

Por esa razón muchos grupos ecologistas asesoran a las empresas antes de que inicien su actividad industrial para ayudarles a planificar los procesos de tal forma que no sean perjudiciales al medio ambiente. De esta manera la empresa se ahorra una posible denuncia por una mala actuación y los grupos ecologistas actúan preventivamente antes de que se produzca el hecho censurable. 

El World Wildlife Fund (WWF) tiene una amplia experiencia en colaborar con industrias contaminantes y así ayudó a Coca-cola a proteger la limpieza de los ríos en la India (ver post Colaboración entre ONG y multinacionales) o en China. Ya la década de los noventa, WWF ayudó a que McDonalds redujese la basura que generaba en un 80% gracias al uso de productos reciclables para empaquetar la comida.

Esa colaboración también se produce entre ecologistas locales y pequeñas empresas. FAPAS es una asociación asturiana que tiene como objetivo la conservación de los ecosistemas cantábricos. Recientemente ha firmado un acuerdo de colaboración con AsturGold, empresa con un proyecto de mina de oro en Asturias, para potenciar la preservación de las especies que vivan en el entorno de la mina.

FAPAS defiende la puesta en marcha de medidas medioambientales que hagan compatibles las actividades mineras con la preservación de la biodiversidad. Ya que considera que la minería no tiene por qué ser una actividad degradada y rechazada socialmente. La labor de FAPAS comenzará antes incluso del comienzo de la actividad de Asturgold ya que establecerá con anterioridad una serie de «bioindicadores» que permitirán establecer las referencias que hay que mantener durante el periodo de explotación de la mina.

A continuación las declaraciones del responsable de FAPAS apostando por un desarrollo económico compatible con el respeto del medio ambiente y por una defensa de la naturaleza compatible con las necesidades socioeconómicas de la zona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...