miércoles, 1 de febrero de 2012

La mierda como negocio


En los países pobres también puede existen oportunidades de negocios. Aunque el poder adquisitivo sea muy limitado no podemos obviar que son un elevado número de potenciales consumidores (ver post Clientes y proveedores en la base de la pirámide). Esas oportunidades de negocio pueden mejorar la calidad de vida de los habitantes de esos países por lo que son uno de los instrumentos de los Objetivos del milenio de la ONU (ver post Empresas para lograr los objetivos del milenio). Algunas de esas iniciativas están destinadas a cubrir las necesidades más básicas como el saneamiento del agua realizado por Vestergaard o una sanidad asequible como la del hospital Narayan.

Y precisamente en las necesidades más elementales del hombre y en los datos proporcionados por el Consejo Mundial del Agua, según el cual, cerca de 2.600 millones de personas no tiene acceso adecuado a instalaciones sanitarias vieron un negocio los fundadores de Sanergy. Así vieron que podían matar dos pájaros de un tiro. Mientras propone la construcción de retretes con equipamientos para lavarse las manos que, a su vez, servirán para recolectar los desechos que serán transformados en fertilizantes y biogás.
 “Cada retrete es una franquicia. Pertenecerá y será gestionado por un emprendedor local que podrá obtener beneficios de él”, indica sus promotores. “Nuestro objetivo es que en cinco años hayamos construido unos 6.000 puestos sanitarios que  servirán para 500.000 personas”, agrega, al tiempo que lo resume en datos empresariales:“ podemos llegar a crear unos 3.000 empleos”, sólo en Kenia.

El proyecto centró sus miradas en Kenia, donde cerca de ocho millones de personas no tienen acceso a urinarios. Muchos kenianos tienen que hacer sus necesidades al aire libre o bien pagar por utilizar letrinas públicas. El MIT creyó en el proyecto y, gracias a las concesiones económicas, logró enrolar en el empeño a la Universidad de Nairobi. Llegaron incluso a participar en el concurso MIT 100K sobre futuros negocios creados por estudiantes del Instituto. De entre los 280 proyectos presentados, Sanergy logró el gran premio de 100.000 dólares, con 5.000 extras por su presentación, que terminaba con su curioso lema: “Convertimos la mierda en oro”.  Sus creadores asumían que la gente se vería atraída por el lado social de nuestro proyecto, pero que el negocio tenía que ser viable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...