miércoles, 29 de febrero de 2012

Bionaturis: las enfermedades raras como nicho de mercado



Hoy es el día de las enfermedades raras. Un mensaje que están repitiendo desde los medios de comunicación que uno de los problemas de dichas enfermedades es que como el número de afectados es reducido, no resulta interesante para las multinacionales farmacéuticas invertir en investigaciones para encontrar soluciones para ellas. Pero como nos ha enseñando la teoría de la base de la pirámide, que muestra que los países pobres pueden ser un mercado atractivo porque la enorme cantidad de potenciales consumidores aunque tenga escasos recursos (ver post La oportunidad de los cuatro mil millones), las enfermedades raras también presentan oportunidades.
De eso se ha dado cuenta una joven empresa gaditana llamada Bionaturis que se dedica al desarrollo y fabricación de medicamentos para el sector farmacéutico y veterinario. Se ha especializado en la investigación de enfermedades raras, que  ellos denominan enfermedades nicho. Y así es en realidad. De la misma manera que las empresas en el resto de mercados busca un nicho que no esté atendido por los competidores y puedan cubrir, en la investigación de enfermedades más comunes existen numeras empresas investigado incluyendo grandes multinacionales. Por el contrario en la enfermedades raras el nivel de competencia es menor por lo que supone una oportunidad para que empresas nuevas y de menor tamaño puedan encontrar el hueco de una demanda no satisfecha.
Bionaturis cerró el ejercicio 2010 con un beneficio de 553.000 euros, lo que supone un crecimiento de más del 75 por ciento respecto al año anterior. Los ingresos de la compañía se elevaron un 22 por ciento, hasta 996.000 euros. Recientemente ha pasado a cotizar en el Mercado Altenativo Bursátil (MAB) en el segmento de empresas en expansión tras lo que ha pasado de contar con 3 accionistas a 50 que han invertido 2 millones de euros. 

miércoles, 22 de febrero de 2012

Críticas de Alfred Marshall al homo economicus


A pesar de que la idea de homo economicus se relaciona en ocasiones con el pensamiento de Adam Smith, aunque el economista escocés no la postulaba (ver post La otra economía), en ningún momento utilizaba ese término.
Uno de los primero economistas en utilizar el término, aunque en su idioma y no en la locución latina, fue Alfred Marshall. El economista inglés es considerado el padre de la síntesis neoclásica que se considera base de la teoría económica. Su obra Principios de Economía fue el principal libro sobre la materia hasta el ascenso de Samuelson y la síntesis matemático-keynesiana. Y en ese paso se consolidó la premisa de la maximización de resultados monetarios de los agentes.
Porque cuando Alfred Marshall utilizó el término “hombre económico” fue precisamente para advertir de que el ser humano tiene más motivaciones que la monetaria que deben tenerse en cuenta. Así lo expresó en el prólogo de la primera versión de su obra principal:
"Ethical forces are among those of which the economist has to take account. Attempts have indeed been made to construct an abstract science with regard to the actions of an “economic man,” who is under no ethical influences and who pursues pecuniary gain warily and energetically, but mechanically and selfishly. But they have not been successful, nor even thoroughly carried out. For they have never really treated the economic man as perfectly selfish; no one could be relied on better to endure toil and sacrifice with the unselfish  desire to make provision for his family; and his normal motives have always been tacitly assumed to include the family affections. But if they include these, why should they not include all other altruistic motives …?"
 Principles of Economics, Preface to the First Edition (1890), par. 3.
La reacción de Marshall era lógica ante la figura del homo economicus o economic man. Después de todo él podía apreciar en su época numerosos actos altruistas como la liberación de esclavos o las obras de caridad. Por esa razón expresó:
“No doubt men, even now, are capable of much more unselfish service than they generally render: the supreme aim of the economist is to discover how this latent social asset can be developed most quickly, and turned to account most wisely”
Principles of Economics, Chapter 1 Book 1
Pero los economistas posteriores no compartieron ese objetivo y condujeron la economía por otros derroteros.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Ser dueños de un bosque para los osos


Una de las recetas para acabar con la deforestación es que los bosques sean de propiedad privada (ver post ¿Cómo acabar con los incendios forestales?) porque se lograría que los propietarios se preocuparan de su conservación.  La biodiversidad aporta una alta rentabilidad (ver post La economía de la biodiversidad) que atrae a numerosos inversores (ver post Invertir en árboles).

Pero no solo inversores con ánimo de lucro pueden ser propietarios de bosques. Si en Hollywood una fundación compró unos terrenos para mantener el famoso cartel que anuncia la meca del cine, la Fundación Oso Pardo posee diferentes fincas de su propiedad, que suman un total de 30 hectáreas, repartidas por el corredor osero de Leitariegos (Cangas del Narcea, Asturias). Se trata de fincas ganaderas, actualmente en desuso, que se sitúan en una zona de vital importancia para la comunicación de los osos dentro de la subpoblación cantábrica occidental. Además, se trata de un área frecuentemente utilizada por grupos familiares de osas con crías. 

En dichas fincas ha procedido a plantar cerezos y castaños, creando puntos de alimentación naturales adecuadamente repartidos por el territori Se han plantado un total de 15.000 cerezos y 3.000 castaños, lo que hace un total de 18.000 árboles que aportarán alimento a los osos en pocos años, una vez que completen su desarrollo. La elección del cerezo como especie principal se debe a su buena adaptación a este territorio, a su carácter autóctono, y al interés que tiene como fuente de alimento para el oso pardo a principios del verano, un momento en el que escasean otros recursos tróficos. Además dicha fundación defiende que se cobre a los turistas que visitan estos parajes naturales ayudando a su mantenimiento. 

miércoles, 1 de febrero de 2012

La mierda como negocio


En los países pobres también puede existen oportunidades de negocios. Aunque el poder adquisitivo sea muy limitado no podemos obviar que son un elevado número de potenciales consumidores (ver post Clientes y proveedores en la base de la pirámide). Esas oportunidades de negocio pueden mejorar la calidad de vida de los habitantes de esos países por lo que son uno de los instrumentos de los Objetivos del milenio de la ONU (ver post Empresas para lograr los objetivos del milenio). Algunas de esas iniciativas están destinadas a cubrir las necesidades más básicas como el saneamiento del agua realizado por Vestergaard o una sanidad asequible como la del hospital Narayan.

Y precisamente en las necesidades más elementales del hombre y en los datos proporcionados por el Consejo Mundial del Agua, según el cual, cerca de 2.600 millones de personas no tiene acceso adecuado a instalaciones sanitarias vieron un negocio los fundadores de Sanergy. Así vieron que podían matar dos pájaros de un tiro. Mientras propone la construcción de retretes con equipamientos para lavarse las manos que, a su vez, servirán para recolectar los desechos que serán transformados en fertilizantes y biogás.
 “Cada retrete es una franquicia. Pertenecerá y será gestionado por un emprendedor local que podrá obtener beneficios de él”, indica sus promotores. “Nuestro objetivo es que en cinco años hayamos construido unos 6.000 puestos sanitarios que  servirán para 500.000 personas”, agrega, al tiempo que lo resume en datos empresariales:“ podemos llegar a crear unos 3.000 empleos”, sólo en Kenia.

El proyecto centró sus miradas en Kenia, donde cerca de ocho millones de personas no tienen acceso a urinarios. Muchos kenianos tienen que hacer sus necesidades al aire libre o bien pagar por utilizar letrinas públicas. El MIT creyó en el proyecto y, gracias a las concesiones económicas, logró enrolar en el empeño a la Universidad de Nairobi. Llegaron incluso a participar en el concurso MIT 100K sobre futuros negocios creados por estudiantes del Instituto. De entre los 280 proyectos presentados, Sanergy logró el gran premio de 100.000 dólares, con 5.000 extras por su presentación, que terminaba con su curioso lema: “Convertimos la mierda en oro”.  Sus creadores asumían que la gente se vería atraída por el lado social de nuestro proyecto, pero que el negocio tenía que ser viable. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...