lunes, 18 de abril de 2011

El control de los accionistas y los jets de los directivos

La polémica sobre los sueldo de los directivos parece irresoluble. A pesar ser empresas privadas, los propietarios no son los que estipulan los sueldos de sus empleados, los directivos. El mayor activismo de los accionistas, especialmente los fondos de pensiones, consigue reducir la retribución de los directivos. Esto se logra en mayor medida cuando el capital está concentrado en menos manos lo que incentiva a realizar un mayor control. Un estudio de la Reserva Federal ha venido a reafirmar esta idea con un curioso estudio. Uno de los aspectos más visibles del derroche de los directivos de los recursos de la empresa en Estados Unidos es el uso abusivo de los aviones privados. Fue sangrante el gasto realizado por los ejecutivos de las compañías automovilísticas General Motors y Chrysler mientras solicitaban enormes cantidades de dinero al gobierno norteamericano para su supervivencia. El estudio ha comprobado como tanto el número de aviones privados como su tamaño se reducen considerablemente cuando una compañía deja de cotizar en bolsa y de tener multitud de accionista pasa a ser controlada (mediante una LBO) exclusivamente por una sociedad de inversión o capital-riesgo. Así queda reflejado en el siguiente gráfico:


Más en Otra Economía, Otra Empresa:

martes, 5 de abril de 2011

Sobre cajas de ahorro en GurusBlog



Recientemente he tenido la oportunidad de colaborar con la bitácora GurusBlog escribiendo sobre cajas de ahorro. En concreto sobre la reforma legislativa de 1929 que abrió la puerta a la obtención de beneficios por parte de las cajas de ahorro:
“Las cajas y los motes de piedad facilitaban la bancarización de los segmentos desatendidos por la banca. En su nacimiento resultaba inimaginable hablar de beneficios por lo que los escasos excedentes que se obtenían se destinaban a aumentar la retribución de los ahorradores.
 A principios del siglo XX las cajas de ahorro  experimentan un fuerte desarrollo junto a la evolución económico del país. Diferentes reformas legislativas en la década de los años veinte del siglo pasado establecen la vinculación de las cajas de ahorro con la administración pública. Por una parte se establece la obligación de estas entidades en invertir parte de sus recursos en deuda pública y préstamos a administraciones locales. Mediante un Decreto-ley de 1929 se crea la Obra Social y Cultural de las Cajas de Ahorro, pasando estas instituciones de la beneficencia a la filantropía. Ahí es cuando se abre la puerta a que las cajas maximicen beneficios aunque no repartan dividendos.”
 Más en Otra Economía:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...