martes, 21 de diciembre de 2010

El robo de las obras de Chillida como ejemplo de la teoría subjetiva del valor

La Teoría Subjetiva del Valor postula que el valor de un bien dependerá de la capacidad de procurar utilidad a un individuo determinado. Aduce que es posible que una cosa puede ser más útil a una persona que otra, o incluso inútil a una persona y muy valioso para otra.

El reciente robo de unas obras de Chillida puede ser un ejemplo de esa subjetividad. Una de las obras fue vendida por 30€, es posible que los ladrones no la hubiesen valorada más que como unos kilos de metal para la chatarra, mientras otras personas hubieran estado dispuestas a pagar un millón de euros por ella.


jueves, 16 de diciembre de 2010

El Málaga CF renuncia a su patrocinador por el islam

Mediante la publicidad en las camisetas, los equipos deportivos se identifican de manera muy estrecha con marcas comerciales. Esto puede causar problemas en el caso de que dicha marca provoque un rechazo social entre la afición.

Eso le ocurrió a un equipo de baloncesto de Gijón que captó como patrocinador a una página web de contactos entre adultos al que tuvo renunciar ante la polémica generada. Pero otros patrocinios relacionados con el tabaco (como el de Ferrari) o con las casas de apuestas (como el Real Madrid) que aparecen en numerosos equipos haya supuesto ningún tipo de problema para los aficionados.

El Málaga CF ha renunciado a unos de esos patrocinios, el de una casa de apuestos William Hill con sede en Gibraltar. No ha sido por los aficionados sino por deseo del nuevo propietario del Málaga CF, el jeque qatarí Sheikh Abdullah Al-Thani. De la misma manera que existe una banca islámica que vende productos financieros adoptados a las prescripciones del islam, el Málaga CF se ha convertido en un equipo islámico que para respetar las directrices religiosas sobre el juego ha renunciado a dicho patrocinador.

Más en Otra Economía:

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Responsabilidad Penal Corporativa

No parece abrirse paso la idea de Robert Reich en Supercapitalismo de acabar con la personalidad jurídica de las empresas y reducirlas a simples paquetes de contratos. En el caso español, la reciente modificación del Código Penal introduce la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas. Si la Responsabilidad Social Corporativa enfrenta a las empresas a la opinión de la sociedad, esta nueva responsabilidad es de obligado cumplimiento y las hace responder ante los tribunales de justicia.

Hasta ahora el código español seguía la tradición romana recogida en la locución latina: Societas delinquere non potest. Se consideraba que las empresas no podían delinquir y que los responsables debían ser personas físicas.

La nueva responsabilidad incluirá los delitos que sean cometidos en nombre o por cuenta de la persona jurídica, y en su provecho, por sus representantes legales o administradores de hecho o de derecho. La organización colectiva también será responsable directa cuando sus empleados o subordinados hayan cometido un delito y los responsables empresariales no hayan ejercido sobre ellos el debido control. Esto viene a aplicarse en los delitos de omisión y/o delitos no dolosos, donde los comportamientos empresariales delictivos vienen dados, en muchas ocasiones, por simples inercias internas, sin un protagonista claro.

Se espera de la empresa que colabore no solo en la prevención de los hechos delictivos que pudieran cometerse en su seno, sino también que, cuando el delito ya se ha producido, implante medidas correctoras eficaces que eviten su repetición; hasta el punto de que se valora esto último como circunstancia atenuante. Se considera también como atenuante que aporte al proceso pruebas que contribuyan a reforzar su propia culpabilidad. Por último, la responsabilidad de la persona jurídica no excluye la personal de los autores directos de los hechos, si estos pueden ser identificados y se prueba su participación.

Algunos de los delitos que se pueden imputar a las empresas son: acoso laboral, acoso inmobiliario, delito informático, estafa, alzamiento de bienes, estafa, corrupción, blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública y Seguridad Social,...

Las penas que se pueden imponer pueden llegar a la suspensión de actividades, clausura de locales o incluso su disolución. Esta última condena fue la que sufrieron algunas de las empresas condenadas por su colaboración con el nazismo en los juicios de Nuremberg. 
 
Más en Otra Economía:

sábado, 13 de noviembre de 2010

Cuando el dinero no motiva

El último libro de Daniel Pink se titula Drive y nos muestra las implicaciones para los mecanismos de motivación de los planteamientos científicos. Existe una diferencia entre lo que los conocimientos científicos nos muestran y lo que se realiza en las empresas.

Los incentivos económicos son en muchos casos perjudiciales para lograr determinadas metas que precisan desarrollar habilidades creativas. Precisamente las habilidades que más necesarias son en los sectores económicos de la mayoría de países más desarrollados.

Trata de la contraposición de los motivadores extrínsecos con los intrínsecos: dinero frente a autonomía y satisfacción. Defiende que ña satisfacción de hacer lo que te gusta es permanente, vencer los desafíos y aportar algo trae consigo un disfrute siempre renovable y siempre al alcance, son ellas mismas su inagotable recompensa.

En el siguiente video Pink cita los trabajos de Dan Ariely, quien ha sido objeto de dos post en Otra Economía, y el caso de Wikipedia:



Más en Otra Economía:

martes, 13 de julio de 2010

¿Cómo castigar a BP?

La petrolera británica  British Petroleum ha protagonizado uno de los accidentes más dañinos al medio ambiente de los últimos años. La administración norteamericana ya ha advertido que reclamará una cantidad elevadísima de dinero para compensar las fuertes pérdidas económicas que ha provocado el accidente.
 
En este caso el castigo no consistirá en la desaparición de la compañía como le ocurrió a varias empresas colaboradoras con el nazismo. Aunque sí supondrá una pérdida patrimonial muy importante. ¿Pero es la multa suficiente castigo?
 
Por una parte nos tenemos que preguntar si la multa castiga al verdadero culpable. Son demasiados los ejemplos en los que los errores de los directivos los pagan los accionistas. Pero en este caso los accionistas sí pueden tener una parte de responsabilidad. El Christian Science Monitor detalla cinco decisiones de BP en su explotación del Golfo de Méjico que supusieron un ahorro de costes pero también un aumento del riesgo. Se trata de medidas de seguridad relacionadas con la circulación del petróleo extraído del pozo.

Con el objetivo de contentar a los accionistas, los directivos tomaron decisiones que maximizaban los beneficios siguiendo el patrón habitual de objetivos de la empresa. Los accionistas se beneficiaron de esas medidas y no ajustaron la gestión de los directivos con otros objetivos.

Pero la sanción monetaria no sólo afectará a los accionistas. La debilidad que provocará en la estructura financiera de la compañía también afectará a trabajadores, deudores o proveedores, a pesar de no haber tenido oportunidad alguna de participar en la toma de decisiones y corregir la gestión de los directivos.

Por eso cuando leí la posibilidad que la administración norteamericana pudiera prohibir el reparto de dividendos con el objeto de asegurarse que BP dispusiera de suficiente efectivo para pagar la sanción, me vino a la cabeza lo que escribí en un post sobre la moralidad del mercado:
“El problema surge cuando en el mercado participan sociedades con personalidad jurídica que sirven de velo a la responsabilidad de sus miembros. Añadido a la propia estructura de las empresas donde la propiedad está separada de la gestión, provoca comportamientos contrarios a los que habría si actuaran individualmente. De esta manera desaparecen los incentivos de reputación social o satisfacción personal mientras se multiplican los incentivos económicos cortoplacistas carentes de responsabilidad en los errores. “
Una forma de levantar ese velo es no sólo exigir una cantidad de dinero sino que dicha cantidad provenga de los dividendos previstos por la compañía, impidiendo que obtengan ninguna rentabilidad adicional. De esta manera no se causa perjuicio al resto de los agentes: ese dinero iba a salir de todas maneras de la compañía. Sería como una multa directamente a cada uno de los accionistas individualmente.
 
¿Y la responsabilidad de los gestores? A quien debería competer exigirla es a los accionistas. Aunque en este caso ya ha surgido alguna iniciativa que acusa a los gestores de ocultar información, seguro que el perjuicio económico de no recibir el dividendo previsto les supone un acicate para controlar más a los directivos.

Más en Otra Economía: Cuando los objetivos crean problemas

viernes, 25 de junio de 2010

Sociedades de Garantía Reciproca

En la crisis de los setenta se producían quejas por las dificultades para acceder a la financiación que no solucionaba la existencia de una banca pública. Por esa razón se crearon las Sociedades de Garantía Recíproca a imagen y semejanza de unas entidades similares nacidas en Francia a principios del siglo pasado. Su misión es avalar a las pymes ante las entidades de crédito para que les concedan préstamos o créditos.

Para crearlas se instauró una nueva figura jurídica a medio cambio de la sociedad anónima y la cooperativa. Su capital está participado por socios partícipes que son las pymes avaladas, es decir los clientes. Pero no es una cooperativa de usuarios porque en su capital también participan otras entidades que no son pymes. Es el caso de los socios protectores en el que se encuadran asociaciones empresariales, entidades de crédito y sobre todo la administración pública.

Algunos textos sobre este tipo de sociedades:




martes, 8 de junio de 2010

Salva tu logo

En ocasiones las empresas contratan por millones de euros a famosos para promocionar sus marcas. Pero la imagen de la empresa no sólo esos famosos sino también el propio logo que en muchas ocasiones corresponde con un animal. Esto ha llevado a un grupo de franceses a crear una asociación llamada Save your logo para promover que las empresas cuyo logo tenga relación con la naturaleza se implican en su conservación.

De esta manera han convencido a Lacoste para que se implique en la conservación de cocodrilos. La marca francesa donará los próximos tres años una suma de $500.000 dólares a una campaña enfocada a la protección del cocodrilo Gavial del Ganges de la extinción, actualmente solo existen 1.400 individuos de la especie.

No pueda catalogarse la operación como otra cosa que una inversión. Si las marcas vigilan mucho que los famosos no vayan a perjudicar su imagen con escándalos o malas actuaciones, ¿por qué no van a preocuparse del destino de su activo más preciado? Al relacionar su imagen con la de un animal también se están ligando a él. Colaborando con su conservación no sólo aporta una señal de responsabilidad (que también la lograría con un apoyo medioambiental más genérico) sino también añade elementos positivos a su relación con el animal.

lunes, 24 de mayo de 2010

Central Lechera Asturiana: el camino directo de los ganaderos al mercado

Cada poco podemos escuchar las quejas de agricultores y ganaderos en los medios de comunicación respecto al bajo precio al que tiene que vender sus productos a intermediarios e industria transformadora. Pero esto no el algo nuevo, en la década de los sesenta ya se produjo una “guerra de la leche” por la que los ganaderos estuvieron más de veinte días sin vender su producto. A raíz de aquel conflicto nació Central Lechera Asturiana (CLAS) como sociedad agraria de transformación, una empresa a través de la cual se agruparon los ganaderos para vender directamente sus productos al consumidor final.

Muchas otras sociedades similares no lograron sobrevivir y el sector lácteo está controlado actualmente por grandes corporaciones. CLAS logró sobrevivir pero para poder acometer las fuertes inversiones necesarias para competir con el mercado creó la Corporación Alimentaria Peñasanta, una sociedad anónima donde los ganaderos controlan el 56% y el resto de capital está en manos de la multinacional francesa Boingran, Caja de Asturias y Caja Rural de Asturias.

Pero la propia Central Lechara Asturiana también ha perdido parte de su componente cooperativo. Muchos ganaderos han abandonado la actividad pero siguen participando en la sociedad, son los denominados socios inactivos. El problema surge porque los socios activos que venden leche a la Central Lechera están recibiendo un precio mayor que el que está pagando el resto de la industria.

Las quejas de los socios inactivos respecto a que ellos están recibiendo una menor rentabilidad por su inversión que aquellos que reciben el sobreprecio por la leche que aportan. Aunque efectivamente es así, parecen olvidar que ese fue el objetivo por el que se creó la Central Lechera: que los ganaderos recibieran más ingresos por su aporte de la materia prima.

El problema surge de la dificultad de dar salida a los socios inactivos que deseen abandonar la sociedad. Dado su elevado número, sería necesario un importe de capital del que carecen los socios activos. Algo similar a lo que ocurrió con la creación de la Corporación Peñasanta que fue creada ante la imposibilidad de obtener el capital necesario de los miembros de la Central Lechera. Y es que uno de los problemas del sector primario es la cada vez mayor intensidad del capital necesario frente a la cada vez menor importancia de la provisión de materias primas. Por eso cuando agricultores y ganaderos se quejan de los precios al que tiene que vender su producción deberían recordar el capital que sería necesario invertir para que pudieran hacer llegar sus productos directamente al consumidor final.

Más en Otra Economía: Los problemas de CLAS

domingo, 2 de mayo de 2010

Una fundación para salvar el paisaje de Hollywood

La meca del cine siempre es relacionada con las famosas letras que la identifican desde una colina. Este letrero está situado en un terreno propiedad del Ayuntamiento de Los Angeles pero está rodeado de un bosque de salvia en una parcela anexa que era propiedad del excéntrico millonario Howard Hughes. En 2002 fue vendido a una serie de inversores que deseaban construir un hotel y terminando con el verde paisaje de la colina.

Para evitarlo, una organización sin ánimo de lucro denominada “The Trust for Public Land” ha logrado reunir los 12,5 millones de dólares para comprar la parcela y mantenerla como zona verde. La lista de donantes es muy extensa incluyendo además de muchos individuos anónimos a la joyería Tiffany, el fundador de Playboy Hefner, los grandes estudios de cine y estrellas cinematográficas como Tom Hanks, Spielberg o Schwarzenegger.

"The Trust for Public Land" fue creada en 1972 con el objetivo de proteger a todos aquellos  espacios naturales en manos privadas. Además hace de grupo de presión ante las administraciones públicos para que legislen medidas favorecedoras del medio ambiente. En casos como el ocurrido en Hollywood, la fundación adquiere temporalmente una propiedad para después traspasarlo a las administraciones o a otras organizaciones privadas dedicadas a su conservación.

Estas organizaciones están muy extendidas en Estados Unidos desde que un paisajista llamado Charles Eliot fundara  The trustees of reservations para adquirir espacios verdes para el disfrute de todo el público.

miércoles, 14 de abril de 2010

¿Somos racionales cuando tomamos decisiones?

Hace cosa de un año apareció en este blog la entrevista que Punset realizó a Dan Ariely. El siguiente video es de una conferencia del economista norteamericano sobre la racionalidad en la toma de decisiones dentro de la línea de la economía conductual tratada también en el libro Nudge de Richard Thaler y Cass Sunstein.



Se pueden habilitar los subtítulos en español a través del menú del video. Vía Microeconomía.

sábado, 20 de marzo de 2010

Crear una empresa en medio de la pobreza


Pero eso fue lo que hicieron dos hermanos griegos que se criaron en una granja de tabaco en el sur de Malawi. Crearon Meridian, una empresa se dedica principalmente a vender fertilizante a algunas de las personas más pobres del planeta. El blog Ramdom Spaniard nos cuenta la historia de una empresa que en la actualidad ya opera en Zambia, Sudáfrica y Mozambique además de Malawi:

En un país de 13 millones de personas tienen alrededor de 100 tiendas y almacenes. Algunos años han llegado a facturar 100 millones de dólares, aunque los beneficios siempre dependen de que el gobierno no se dedique a hacerles competencia desleal vendiendo fertilizante a menos de la mitad del precio de mercado desde sus almacenes públicos.

Con el apoyo de un par de socios irrumpieron en el mercado del fertilizante que hasta entonces había estado dominado por la multinacional Norsk Hydro (ahora Yara). Invirtiendo en su cadena de distribución y las conexiones logísticas con los puertos de Mozambique consiguieron desbancar a la poderosa multinacional como los mayores comercializadores de fertilizante del país. Hoy en día, en muchas partes remotas de Malawi sus tiendas son el único sitio en el que se puede comprar azúcar y cemento además de fertilizante.

martes, 23 de febrero de 2010

Objetivos no monetarios para directivos

Una de las recomendaciones para determinar la retribución de los directivos es no basar todo el bonus en el rendimiento económico. El objetivo es salvar los problemas que en muchas ocasiones acarrea el establecimiento de objetivos exclusivamente monetarios que no evitan el comportamiento ventajista de los directivos.

Un reciente estudio británico muestra que un 29% de las empresas del FTSE 300 ya condicionan la retribución de los consejos de administración y de los altos directivos a objetivos sociales, bien medioambientales o bien de buen gobierno. Es el ejemplo de la aseguradora Aviva en la que una quinta parte del bonus está ligada a la satisfacción de los clientes y al clima laboral existente en la empresa.

Algo reseñable viniendo de una empresa de un sector como el financiero donde el porcentaje de empresas que lleva adelante esa política es inferior a la media. En el lado opuesto se encuentran los sectores como el químico o el alimentario donde más de la mitad de las empresas utilizan objetivos no monetarios.

lunes, 8 de febrero de 2010

Paz en Oriente Medio haciendo negocios


Peaceworks se define como una empresa que no sólo busca beneficios. Su objetivo es ser una empresa rentable que convierta al mundo un lugar un poco mejor para vivir. Desde su creación en 1994 trata de gestionar negocios rentables que supongan un apoyo al establecimiento de la paz. Su propósito es aprovechar las ventajas del comercio, también explicadas en el cuento del lápiz, para lograr que comunidades enfrentadas en conflictos armados o disputas políticas colaboran pacíficamente y establezcan las bases de coexistencia provechosa.

Un ejemplo de este objetivo son los productos MEDITALIA, patés de aceituna y salsas pesto. Las aceitunas son cultivadas por palestinos, los frascos de cristal en Egipto, los tomates en Turquía y la preparación y envasado se realiza en Israel.

La empresa además dona el 5% de sus beneficios a iniciativas para el fin pacífico del conflicto isralopalestino con el apoyo a ideas como la la organización conjunta del mundial de fútbol de 2018 entre Palestina e Israel. Dicho objetivo es algo irrealizable hoy en día, pero recuerda a lo logrado por Nelson Mandela en el mundial de rugby que Sudáfrica albergó en 1995.

lunes, 11 de enero de 2010

El CO2 es más barato que en 2006

Aunque más caro respecto al mínimo registrado en febrero y marzo de 2009 como muestra el siguiente gráfico de su cotización en el European Climate Exchange de Londres que recoge el blog Random Spaniard.


Más en Otra Economía: Mercado contra lluvia ácida

martes, 5 de enero de 2010

Organizaciones No Gubernamentales muy gubernamentales

Las ONG son en teoría organizaciones independientes de los gobiernos que configuran parte de la sociedad civil de un país. Pero en realidad en muchas ocasiones esas ONG dependen en gran medida de los gobiernos. En ASI Blog encuentro una referencia a la web fakecharities.org que destapa casos de ONG que se nutren de dinero público. Alfabéticamente la primera ONG analizada es Addaction que se dedica a la tarea de prevenir y ayudar a combatir la adicción a drogas y alcohol. El 90% de su presupuesto se lo proporciona el gobierno británico y del que dedica tres cuartas partes a gastos de personal. Su máximo dirigente tiene un sueldo de 100.000 libras. Una retribución que no obtienen muchos autónomos y pequeños empresarios. Nadie duda que pueda hacer una buena labor, ¿pero qué diferencia tiene con una empresa que actúe como contratista del gobierno?


Más en Otra Economía:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...