miércoles, 19 de noviembre de 2008

La otra rentabilidad de Libertad Digital

Existen muchos casos de productos o servicios en lo que el pago es optativo respecto al disfrute. Pagas sólo lo que quieras pagar. Es el caso por ejemplo de los programas de software disponibles gratuitamente donde el autor admite pagos o el caso del disco de Radiohead que comenté en El Blog Salmón.
Algo parecido ocurría en la historia de un emprendedor que vendía rosquillas en las oficinas que nos contaba el libro Freaknomics. Las colocaba todas las mañanas al lado de un bote donde los compradores depositaban el dinero para pagar por ellas. Nadie controlaba si el comprador pagaba el importe exacto. Pero si existía un importante nivel de fraude, el vendedor dejaba de suministrar rosquillas en esa oficina.
Algo parecido ocurre cuando se invierte en un negocio por razones ajenas a la rentabilidad económica. En el caso de los que invierten en equipos de fútbol participan en la pasión del deporte, disfrutan de una pasión pero nada impide que sea también vivida por otras personas que no hayan invertido.
En la última junta de accionistas de Libertad Digital un inversor dijo que el mejor dividendo que recibía era escuchar la futura radio del grupo. Algo que podría también hacer aunque no hubiera suscrito ni una sólo acción. Lo que ocurre es que su satisfacción personal es mayor por implicarse en más en el proyecto, por la misma razón que los aficionados del fútbol les satisface co-participar en su equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...