sábado, 22 de noviembre de 2008

Fondo social Caixa Galicia

Las cajas de ahorro han abandonado su papel de instrumento financiero de las capas más desfavorecidas. En la actualidad realizan una actividad equivalente a la de los bancos con la única salvedad que sus beneficios están destinados a la obra social en vez de retribuir a los accionistas. Pero esa obra social actúa también de manera equivalente a la de cualquier fundación privada por lo que apenas representa un valor adicional.

Una excepción son los microcréditos sociales, un producto financiero, otorgados por la Obra Social de La Caixa. Pero estos productos son gestionados independientemente de la caja de ahorro.

Por el contrario el Fondo social Caixa Galicia es un fondo de capital riesgo cuyos recursos son aportados por la Obra Social de la caja gallega pero cuya gestión recae en la Corporación Caixa Galicia, entidad que agrupa las participaciones empresariales de la caja.

Recientemente dicho fondo fue premiado por su inversión en Hornos de Lamastelle, centro especial de empleo para personas con discapacidad dedicado a la elaboración artesanal de productos alimenticios. Entre 2004 y 2007, fechas de entrada y salida del Fondo Social de su accionariado, la sociedad optimizó su modelo de gestión a través de iniciativas como la reestructuración de su equipo directivo, la redefinición de su proceso productivo, la mejora en la calidad y los procesos de gestión, el fortalecimiento de su equipo de ventas y la reorientación de su política de gastos.

Todo ello contribuyó decisivamente a situar a la sociedad en un marco de estabilidad y rentabilidad: en esos tres años Hornos de Lamastelle vio incrementadas sus ventas en más de un 50% y multiplicó por 8 su BDI (Beneficio Después de Impuestos). La operación se cerró por un importe equivalente a 2,5 veces la inversión inicial.

La empresa fue impulsada por Fundosa (perteneciente a la Fundación ONCE) y Aspronaga (una asociación gallega de padres y familiares de personas con retraso mental) con la idea de convertirla en un centro especial de empleo que conjugara su fuerte componente social con una rentabilidad productiva y empresarial. En 1999, la Confederación Gallega de Minusválidos (COGAMI) entró a formar parte del accionariado de la firma.

Hoy, hornos de Lamastelle da empleo a 60 personas, la mayor parte de las cuales poseen algún tipo de discapacidad física o psíquica, por lo que la empresa cumple su labor social e integradora al tiempo que compite con otras firmas a nivel comercial con gran éxito. Mientras que Caixa Galicia sigue invertiendo en empresas de economía social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...