jueves, 9 de octubre de 2008

El modelo ganar-ganar de Mercadona


La política de la cadena de supermercados Mercadona se podría resumir en que ganen todos:

- Todos los empleados son fijos, los sueldos están por encima de la media del sector, existe promoción interna y distribución de beneficios.

- Los proveedores tienen contratos de suministro renovables cada tres años con una política de transparencia en la fijación de márgenes y compromiso de reducir el período de pago.

- Los clientes al ofrecerles productos de calidad al mejor precio, ofreciéndoles canales de comunicación y precios bajos estables huyendo de ofertas comerciales confusas.

- La sociedad mediante las actuaciones de las empresas respetuosas con el medio ambiente y el desarrollo del comercio de proximidad en las zonas donde se encuentran sus establecimientos.

- Al capital le ofrece una rentabilidad con un crecimiento constante basado en el largo plazo.


El resultado no difiere demasiado de otras empresas maximizadoras de beneficios, o incluso las mejoras, ya que la empresa obtiene unos ratios de rentabilidad superior a la media del sector.


El gran hecho diferencial es lo que ofrece al cliente: establecimientos cercanos con precios estables. Y eso lo logra sacrificando otra de las necesidades del cliente: la gama de productos, ya que apenas suele trabajar con dos o tres marcas por producto. Pero esa diferenciación tiene su segmento de mercado de clientes que sí aceptan ese mix de oferta.


El lograr aumentar la rentabilidad mediante la satisfacción a sus clientes no es nada novedoso. Otra de las características es el sacrificio a corto plazo a favor de trabajadores y proveedores. Mercadona podría ofrecerles peores condiciones pero así ha logrado que los primeros tengan una alta productividad y los segundos proporcionen productos competitivos.


En esa visión a largo plazo no resulta ajeno el carácter familiar de la empresa. El sacrificio de rentabilidad a corto plazo ha proporcionado un mayor retorno a largo, pero también determinados dividendos sólo asimilables por una empresa familiar como es el reconocimiento social. ¿Podrían los miles de accionistas de Carrefour sentirse retribuidos por un doctor honoris causa? ¿Y por poseer un equipo de baloncesto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...