jueves, 25 de septiembre de 2008

Regla de Hamilton y altruismo familiar

Si ya los budistas dicen que la generosidad repercute en beneficios propios, nos podríamos preguntar si el altruismo es egoísta. A través del blog Hablemos de talento descubro la regla de Hamilton, consistente en que el coste de un acto altruista debe ser mayor que el beneficio obtenido amplificado por el grado de parentesco.

Encuentro en wikipedia una frase de Haldane que explica gruesamente esta idea: Daría mi vida por dos hermanos u ocho primos.

Esta teoría no tiene en cuenta aspectos sociales que se dan en determinadas zonas del mundo como China o la India, donde los padres desean tener hijos varones para que les mantengan en su vejez y rechazan las hijas.

Está relación entre altruismo y parentesco podría explicar porqué la cooperación en empresas familiares se va convirtiendo en más difícil en tanto en más se aleja la consaguinidad. Es más fácil que colaboren un grupo de hermanos en una empresa familiar que un grupo de primos terceros.

Y no sólo en las empresas y en las familias humanas sino también en los animales como nos muestra el experimento en monos detallado en el blog revolución naturalista.

Más en Otra economía:

- Las empresas familiares

- Propiedad emocional de las empresas familiares

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...