domingo, 31 de agosto de 2008

¿Qué vale lo que no cuesta?

En las estadísticas macroeconómicas como el PIB sólo recoge aquellas transacciones realizadas mediante un intercambio monetario. Esto deja fuera a aquellas actividades del voluntario realizado gratuitamente. Pero que no se haya cobrado por esa labor no significa que no tenga valor económico, ya que de no haberse llevado a cambio por parte de los voluntarios sí hubieran significado un desembolso monetario.

Un estudio de la Universidad Johns Hopkins refleja que el PIB de la mayoría de países se incrementaría significativamente si se tuviera en cuenta la labor realizada por las organizaciones sin ánimo de lucro.

sábado, 30 de agosto de 2008

Fundación +familia

Resulta muy difícil medir la responsabilidad de las empresas, entre otras cosas, por las diferentes interpretaciones que se pueden hacer sobre lo que se considera responsable. Por eso surgen alternativas a las entidades certificadoras que tratan de abarcar la responsabilidad global.

Uno de los casos de entidades certificadores que se centran en algún aspecto concreto de la responsabilidad es la Fundación +familia. Se trata de una organización privada, independiente, sin ánimo de lucro y de carácter benéfico, creada y dirigida para aportar soluciones innovadoras y altamente profesionales para la protección y apoyo de la Familia, y especialmente de aquéllas con dependencias (menores, mayores, personas con discapacidad, etc.) en su seno.

En la actualidad, Fundación +familia es la propietaria del esquema privado de certificación efr, así como del Modelo de Gestión ad hoc y licenciataria de la marca del mismo nombre.

viernes, 29 de agosto de 2008

Moda ética

Cadenas como Inditex (Zara), H&M 0 C&A ya no sólo exigen a sus proveedores, radicados en su mayoría en países del Tercer Mundo, cumplir con los derechos humanos o la legislación medioambiental en sus procesos de fabricación, sino que también exhiben en sus escaparates prendas de algodón orgánico, el tejido estrella de esta moda ecológica, que crece sin herbicidas o pesticidas y su plantación está controlada por la legislación medioambiental.


Zara lanzó una línea de camisetas de algodón orgánico para mujer en 2006 y, desde entonces, ha comercializado más de siete millones de prendas con este tejido. La cadena contará en la temporada 2008-2009 con 50 modelos distintos y fabricará cuatro millones de prendas. La colección incluye a hombres y niños y, desde julio, también está presente en complementos (con bolsas de algodón orgánico). Las novedades para hombre incluyen jeans orgánicos y camisetas con mensajes contra el cambio climático.

La colección de H&M, por su parte, incluye desde vestidos a pantalones, pasando por abrigos y ropa interior, para hombre, mujer y niño. En total, este año, producirá 2.000 toneladas de prendas de algodón orgánico, frente a las 30 toneladas de 2006. La firma sueca, que ha detectado una demanda, se adentrará en próximas colecciones en otras telas respetuosas con el entorno, como la lana orgánica y la lana reciclada y el poliéster .

En septiembre del año pasado, C&A lanzó la línea BioCotton, productos hechos de algodón producidos en condiciones que no dañan el medio ambiente y, desde marzo, sus tiendas europeas han contado con cerca de 12,5 millones de prendas hechas íntegramente con este tejido. Su compromiso en este campo se ha traducido en un acuerdo con la organización internacional para el fomento de la agricultura ecológica Organic Exchange y la fundación de la petrolera Shell para impulsar un programa de cultivo del algodón orgánico en India.


Vía | Expansión

jueves, 28 de agosto de 2008

¿Nos hace malvados el gobierno?

En el primer post del blog aparecía la contradicción de Adam Smith, aquella se refiere a la paradoja de que el autor escocés promulgara el altruismo de los individuos en su obra la Teoría de los Sentimientos Morales y su egoísmo en La Riqueza de las Naciones.

Vía Austrianeconomics me encuentro con un artículo de Maria Pia Paganelli en la que defiende que no existe tal contradicción. En ambas obras Smith defiende que el deseo de mejorar de cada uno de los individuos y de ganar la aprobación de los demás es lo que provoca la mejora de la sociedad en su conjunto. El problema surge cuando esa mejora crea incentivos para que individuos se apropien de la riqueza de los demás.

Si en la Teoría de los Sentimientos Morales la búsqueda del propio interés de cada uno de los individuos actúa de contrapeso para encaminar todos ellos hacia el bien común, en la Riqueza de las Naciones existe una institución que elimina esos contrapesos. Se trata del gobierno que permite a determinados industriales y comerciantes lograr beneficios a costa del interés general mediante la concesión de monopolios y leyes ventajosas. Dado el poder coercitivo del gobierno, el resto de la población no puede perseguir su propio interés que sería lo que impediría que el egoísmo de los favorecidos por el gobierno perjudicara a la sociedad en general.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Sanidad low cost


Las oportunidades de negocio en los países más pobres se fundamentan en las necesidades más básicas como el caso de la vivienda o la sanidad.

El 72% de la población de la India no puede afrontar los gastos de la sanidad privada. El sistema público de salud en el país garantiza la cobertura a todos los ciudadanos, pero su calidad es tan mala que los pobres recurren a médicos locales que a veces se asemejan más a curanderos.

Esta situación ha provocado la aparición de los denominados micro-seguros de salud, en referencia a los microcreditos para pobres, que con una cobertura limitada prestan servicios sanitarios de calidad a un bajo precio. Es el caso la póliza lanzada por la compañía de seguros United Insurance, de titularidad pública pero maximizadora de beneficios, o los servicios ofrecidos por la Cooperativa de Agricultores Yeshasvini, la mayor mutua sanitaria del mundo por número de beneficiarios.

En este sector de sanidad para pobres está desarrollando un papel importante el fondo de inversiones filantrópico Acumen. Se trata de un fondo que invierte en empresas, sociales o maximizadoras de beneficios que provean productos o servicios para pobres, Base of Piramid (BOP) en el argot. Los proyectos los evalúa en función del impacto social en las comunidades a las que se dirige y en su viabilidad financiera, ya que su apoyo se limita a un período de tiempo de cinco a siete años para que después pueda funcionar independientemente.

En su blog detallan las inversiones que han llevado a cabo en ese sector:

This scenario illustrates the need for accessible, quality healthcare - one area where Acumen Fund has both current investments and some future pipeline opportunities. Our existing investments use innovative service delivery models including a focused factory approach to provide low-cost but quality care (LifeSpring), micro-health franchising to reach deep rural markets (Drishtee), integrated health centers for primary care along with social marketing for preventive healthcare (Sehat First), and integration of traditional medicine with a modern, scientific approach for treating chronic diseases (AyurVAID).

martes, 26 de agosto de 2008

¿Por qué se desarrolla software de código abierto?

El software de código abierto es aquel cuyo código es abierto por lo que cualquier programador puede modificarlo y mejorarlo. Se contrapone así al software de determinadas compañías como Microsoft que no son accesibles a personas ajenas.

Las motivaciones de Microsoft para desarrollar su software son claras: maximizar sus beneficios. ¿Pero por qué programadores y empresas desarrollan software que después va a ser accesible a sus competidores? Se pueden considerar motivaciones económicas o altruistas. Un estudio se ha detenido en averiguar las motivaciones de empresas y programadores individuales en el desarrollo del código abierto.

La primera motivación de las empresas es poner a disposición de la comunidad del Código abierto sus aportaciones. Se trata de un objetivo altruista ligado al sentimiento de pertenencia a una comunidad. Los programadores individuales trabajan en el código abierto para mejorar sus habilidades en la programación, lo que es una motivación económica si esa es su fuente de ingresos ya que le permitirá mejorar profesionalmente o será una motivación altruista si lo que busca en una autorrealización. Las motivaciones más puramente económicas aparecen en los últimos lugares para ambos colectivos.

La gran diferencia entre los dos colectivos es que mientras los programadores consideran que el código debería no sólo ser abierto sino también libre, las empresas consideran que los programas tienen que ser propiedad de un titular. Está diferencia se podría explicar en que los informáticos agrupados en empresas open source obtienen ingresos derivados de los programas que realizan mientras el resto de encuestados pueden tener ingresos por otras vías.

lunes, 25 de agosto de 2008

¿Es rentable ser religioso?

Max Webber nos dice que sí:

Aunque el Estado y la Iglesia están separados, no ha existido, hasta hace varios lustros, ningún banquero, ningún médico, a quien al instalarse o al entablar relaciones no se le haya preguntado a qué comunidad religiosa pertenece. Según el tono de su contestación, podían ser buenas o malas sus posibilidades de prosperar. En efecto, la admisión en las sectas sólo se llevaba a cabo después de examinada la conducta moral del interesado. La pertenencia a una secta que no conocía la distinción judía entre moral de grupo y moral exterior, garantizaba la honorabilidad y la honestidad profesional, y éstas, a su vez, el éxito en la vida. De aquí el principio según el cual “la honestidad es la mejor política”, de aquí también que los cuáqueros, los baptistas y los metodistas repitan sin descanso la norma de experiencia según la cual Dios bendice a los suyos: “Los ateos no fían unos de otros, en sus asuntos; se dirigen a nosotros cuando quieren hacer negocio; la piedad es el camino más seguro para alcanzar la riqueza”.

Y que no:

La raíz religiosa del hombre económico moderno ha muerto. Hoy el concepto profesional aparece como un caput mortuum en el mundo. La religiosidad ascética quedó suplantada por una concepción pesimista, pero nada ascética, como es la representada por la Fábula de las abejas de Mandeville, según la cual los vicios individuales pueden ser, en circunstancias, ventajosos para la colectividad. Al desaparecer hasta los últimos vestigios del tremendo pathos religioso primitivo de las sectas, el optimismo de la Aufklärung, que creía en la armonía de los intereses, ha trasladado la herencia del ascetismo protestante al sector de la economía. Es ese optimismo el que inspiró a los príncipes, estadistas y escritores de las postrimerías del siglo XVIII y de los comienzos del XIX. La ética económica nació del ideal ascético, pero ahora ha sido despojada de su sentido religioso. Fue posible que la clase trabajadora se conformara con su suerte mientras pudo prometérsele la bienaventuranza eterna. Pero una vez desaparecida la posibilidad de este consuelo, tenían que revelarse todos los contrastes advertidos en una sociedad que, como la nuestra, se halla en pleno crecimiento. Con ello se alcanza el fin del protocapitalismo y se inicia la era de hierro en el siglo XIX.

En el mismo texto.

jueves, 21 de agosto de 2008

El ojo del amo, engorda la fundación

Una de refranes: el ojo del amo engorda el caballo. La propiedad se acrecienta más cuando el dueño la controla directamente. Esto se comprueba en el caso de sociedades con un capital más concentrado que logran una rentabilidad mucho mayor que las de capital disperso controladas por administradores que no son los dueños y donde surgen problemas de agencia. Ya nos lo advertía Gordon Gekko.

Pero eso también ocurre en las organizaciones sin ánimo de lucro como muestra un estudio de la Universidad de Valladolid donde las fundaciones con una financiación más concentrada logran una mayor eficiencia asignativa.


miércoles, 20 de agosto de 2008

¿Por qué lo llaman RSC cuando no lo es?

Si la responsabilidad empresarial reporta beneficios, ¿cómo podemos saber si la empresa es responsable por altruismo o por que quiere maximizar el resultado económico?

Calveras y Ganuza (2004) nos detallan cinco estrategias neoclásicas de maximización de beneficios que se hacen pasar por responsabilidad social corporativa.

  1. Internalizar externalidades para eludir el boicot de los consumidores o para obtener fondos de inversión responsables.
  2. Evitar externalidades negativas que provocan una disminución del valor del bien para los consumidores.
  3. Comportamiento altruista por consideraciones de imagen de marca.
  4. Comportamiento responsable para evitar regulaciones legales.
  5. Comportamiento cooperativo con proveedores y trabajadores.

martes, 19 de agosto de 2008

¿Puede sobrevivir un periódico a sus ideas?

La inversión en medios de comunicación casi siempre se ve afectada por un sesgo ideológico. Si Libertad digital nació como una empresa ideologizada, el caso de Liberation fue aún más pronunciado. Fundado en 1973 por el filósofo Jean-Paul Sartre

bajo la influencia del mayor francés con unas características muy diferenciadoras y un posicionamiento de izquierdas. Las relaciones laborales dentro de su redacción no estaban jerarquizadas, todos los empleados (incluido el personal de los talleres) recibía el mismo salario y no se aceptaba publicidad en sus páginas.

Las relaciones no jerárquicas siguieron funcionando hasta febrero de 1980, cuando los enfrentamientos internos dentro de la redacción hicieron que el diario dejara de editarse durante tres meses. En mayo de ese año, Libé reapareció en los quioscos con un nuevo formato y con el nombre de su primer director bajo su mancheta: Serge July.

Poco después, llegaron los primeros anuncios y los primeros socios capitalistas ajenos al trabajo en la redacción. Poco a poco, los lectores comprobaron también que Libé abandonaba su inicial radicalismo político.

La caída en la difusión (de 169.000 en 1999 a 133.000 ejemplares diarios en 2006) y los problemas financieros de la empresa editora ya habían obligado a admitir a un nuevo hombre fuerte en su accionariado, el empresario Édouard de Rothschild, mal recibido por los periodistas de Libération. En mayo de 2006, Rothschild exigió el cese de July de su puesto, bajo la amenaza de dejar de invertir en el diario. El 30 de junio, Libération anunció en su primera página la despedida de July.

Un debate entre Bernardo Lallement, el primer gerente de Libération y Edouard de Rothschild se produjo en Le Monde. En una columna publicada el 4 de julio de 2006, Lallement criticó la interferencia de Rothschild, citando a Sartre, dijo que " el Dinero no tiene ninguna idea". Más tarde, Lallement argumentó que Rothschild, que no había tenido ningún afecto al periódico, sólo estuba interesado en ganar dinero, no en el periódico sí mismo. El 6 de julio, Rothschild declaró: "Libération necesita la ayuda y la moralidad, el apoyo intelectual y financiero. Libération no necesita un réquiem”.

A finales de septiembre de 2006, asalariados del periódico crean la Sociedad de los lectores de Liberación, para "reforzar los lazos entre el periódico y sus lectores y asegurar la independencia editorial de Liberación" en un " universo popular controlado por algunas familias ricas y grupos industriales. "

lunes, 18 de agosto de 2008

Supercapitalismo

Supercapitalismo es el título de un libro de Robert Reich, profesor en Berkely y ex-secretario de trabajo en el gobierno de Clinton. Defiende que las empresas no son ciudadanos sino simples paquetes de contratos por lo que hacen todo lo que las leyes les permiten para lograr beneficios. No se les puede por tanto exigir una responsabilidad social sino promulgar leyes que definan las necesidades sociales.

El crecimiento de las empresas ha sido de tal magnitud que contamina la democracia debido a su poder frente a los ciudadanos individuales. Reich propone dejar de tratar a las compañías como personas y desenmascarar a los verdaderos actores: los accionistas. Así se debería abolir el impuesto de sociedades y las responsabilidades criminales o civiles recayeran directamente en los propietarios.

Este razonamiento plantea al menos dos debilidades. La primera que nada impediría que los accionistas de las grandes empresas se unieran para crear lobbies que presionaran a los políticos de la misma manera que hacen actualmente las multinacionales directamente. El sector agrícola es desarrollado en Europa fundamentalmente por personas físicas y eso no impide que mediante presiones políticas logren importantes ventajas en contra de los intereses generales de la población.

Una segunda debilidad radica en la actual responsabilidad limitada de los accionistas. Si la propiedad y la administración de las empresas coincidieran no habría ningún problema para llevar a cabo las tesis de Reich, pero eso no es lo habitual en las grandes corporaciones. Sería bueno que los accionistas tuvieran una mayor responsabilidad pero para ello también deberían tener una mayor capacidad de decisión. Algo que obstaculizan los directivos y que debería resolverse mediante un mejor gobierno corporativo.

jueves, 14 de agosto de 2008

El desgobierno de los fondos de inversión

En los años 2000 a 2005 el total de rendimientos de gestión de los FIM fue de 16.153 millones de euros. Los partícipes que pusieron todo el capital, asumieron por entero el riesgo y soportaron la severa inflación, obtuvieron unos rendimiento de 3.093 millones de euros, una rentabilidad real negativa, mientras que el total (gastos repercutidos) que obtuvo la industria fue de 13.059 millones de euros correspondiendo 11.802 millones de euros a comisiones de gestión.

De esta forma, los gastos repercutidos representaban un 80,8% del total de los rendimientos de gestión del periodo 2000-2005.

Según Juan Manuel Moreno-Luque los partícipes han tenido que soportar la “importante erosión” de 30.000 millones de euros que en sus ahorros, concentrados en los fondos de inversión, han producido “una inflación muy severa y, por si fuera insuficiente, las cargas fiscales que gravan una rentabilidad real inexistente”.

Más | El desgobierno de los fondos de inversión

miércoles, 13 de agosto de 2008

Los injustos beneficios según Montaigne

El "dogma Montaigne" dice que la riqueza de los ricos es causa de la pobreza de los pobres. Partía del falso supuesto que la riqueza es una cantidad fija, y sobre todo por centrar su atención sólo en el lado monetario de la transacción; así afirmaba que si alguien recibe 30 € por haber vendido un par de zapatos verá su patrimonio incrementado en detrimento de la persona que compró el bien, la cual verá su patrimonio reducido en aquella suma. La riqueza de una persona no sólo se mide en la cantidad de dinero que posee sino también en los bienes que tenga. De esa manera el comprador tiene 30€ menos en su bolsillo pero unos zapatos más en sus pies. No se puede decir que haya perdido en la transacción.

Ya lo exponía Adam Smith:

Todo el comercio llevado a cabo entre dos países debe ser necesariamente beneficioso para ambos. La intención misma del comercio es intercambiar bienes propios por otros que uno espera que sean más convenientes. Indudablemente, cuando dos hombres comercian entre sí el beneficio es mutuo. Una de las partes puede tener más cantidad de un cierto bien de la que no necesita, y por tanto intercambia una cierta cantidad por otro bien que le será de mayor utilidad. La otra parte acepta el trato de acuerdo al mismo principio, y de esa manera el comercio mutuo es beneficioso para ambos. El caso es exactamente el mismo cuando el comercio se realiza entre dos naciones.

Huerto de Soto lo explicó con un curioso ejemplo:


(…)un hombre que tenía una enorme dificultad para encontrar su talla de calzado se sintió muy complacido al encontrar en una tienda remota unos zapatos que se acomodaban a su gran talla de pie. Aunque fueron cien dólares lo que le cobró el vendedor por el par de zapatos, el agradecido comprador le dijo: si me hubieras cobrado doscientos dólares, gustoso te los hubiera pagado. Y esto le contestó el vendedor: si me hubieras ofrecido cincuenta dólares, gustoso te los hubiera vendido.


martes, 12 de agosto de 2008

Benefactores de universidades



En Estados Unidos existe una larga tradición de donaciones a universidades. Fortune ha dedicado recientemente un número a las empresas que no coticen en bolsa y a los grandes inversores particulares. Uno de los artículos detallaba grandes donaciones realizadas poe estos a universidades.

¿Por qué se hacen esas donaciones? Uno de los donantes, Stanley Druckenmiller, lo explica así:

While I don’t make products than people use to make their lives better, I can take the excess earnings I have and funned them to places I think make a difference. Science is at the forefront of what could make a better world.

Ampliar
gráfico


lunes, 11 de agosto de 2008

Incentivos monetarios contraproducentes

Desde el primer post vemos que la moralidad no tiene aplicación en el mercado bajo competencia perfecta. Este olvido puede provocar que cuando regulemos un determinado intercambio, legal o contractualmente, pensando en el “homo economicus” nos encontremos que la reacción del “homo verus” será diferente a la esperada.

Un ejemplo lo expone el libro Freaknomics es el caso de una escuela infantil que para evitar la dilación en la llegada de los padres en recoger a sus hijos decide aplicar un incremento en las cuotas por cada retraso. Pero el resultado es el contrario del deseado. Los padres tenían un fuerte incentivo para recoger a la hora a sus niños debido a su mala conciencia por los inconvenientes causados. Al imponer un precio por el retraso, los padres consideraron retribuido ese malestar por lo que se relajaban en la hora de recogida de sus hijos. Un caso similar es el que nos cuentan Mellstrom y Johannesson (2008) en el que se redujeron las donaciones de sangre cuando pasaron a ser remuneradas. Se produciría así un conflicto entre incentivos monetarios e incentivos sociales.

Samuel Bowles hace un repaso a diferentes estudios de juegos que siguen esa línea en lo que podríamos llamar la economía de los tipos agradables. En uno de ellos, Fehr y Rockenbach (2004) hicieron el siguiente experimento. Un grupo de alumnos que llamaremos “inversores” debían destinar una cantidad de dinero a otro grupo, denominado “trustee”, quienes sabiendo la cantidad transferida devolverían al inversor una cantidad. A los inversores se les dio la oportunidad de advertir que habría multas a aquellos trustees que les hubieran retornado una cantidad baja de dinero. El resultado fue que aquellos que decidieron no reservarse el derecho a establecer multas lograron unos mayores dividendos que aquellos que las establecieron.

Se trataría de llegar a acuerdos sociales para establecer una pauta de comportamiento beneficiosa para todos salvando los problemas de la teoría de juegos, en línea de la moral mediante el acuerdo defendida por David Gauthier.

domingo, 10 de agosto de 2008

El complot para salvar el planeta

The Plot to Save the Planet, con este sugerente título, Dumanine nos expone en su libro diferentes proyectos a través de los que diferentes empresas e inversores están desarrollando soluciones para el medio ambiente:

• The savvy investors: Why Warren Buffett is investing heavily in wind power; and why John Doerr, the venture capitalist and early backer of Google, is saying that “green tech is bigger than the Internet and could be the biggest economic opportunity of the twenty-first century.”

• The cars of the future: The competitively priced plug-in hybrids that will get 60 miles to the gallon, and the battle being waged by fifteen start-ups competing to capture the electric car market.

• The fuels without fossils: New sources of energy from plants such as prairie grass and algae that could capture a big chunk of the $300 billion U.S. wholesale gasoline market.

• The corporate mavericks: Companies such as Duke Energy and GE who are creating the low-carbon business models of the future, as well as cleaner ways to provide our power needs.

• The energy-miser homes and buildings: The new Bank of America Tower in New York City and the green low- and middle-income homes being constructed by visionaries who were told it couldn’t be done and still be affordable.

• The “thin film” solar energy: How it is making the cost of heating a home comparable to traditional methods without emitting greenhouse gas.

sábado, 9 de agosto de 2008

Accionistas vs. Directivos

Los debates sobre el gobierno de la empresa se suelen centrar en el papel que los accionistas (shareholders) o los grupos de interés (stakeholders) tienen que tener en la toma de decisiones. Los directivos tienen todo la capacidad de mando lo que les proporciona privilegios y rentas extraordinarios a costa de los otros colectivos. Algo que no obtendrían si los accionistas y los stakeholders se organizaran para proteger sus derechos.

Habitualmente el debate se centra en recortar la discrecionalidad de los directivos, por eso me sorprendió encontrar el siguiente comentario en un post de El Blog Salmón:

Es el gran problema de hoy en día, las empresas empiezan a dar mayor importancia a los accionistas, gente que, por regla general, no tiene ni pajolera idea ni del mercado, ni del negocio, ni de los objetivos empresariales.

Solo les importa una cosa: ganar dinero, ya, ahora, a cualquier precio. Y está bien, es un acuerdo mutuo, es positivo para la empresa tener accionistas. Pero NO que los accionistas manden, esa gente no tiene ni idea y, por supuesto, ni de coña comparte los objetivos de la empresa.

Y si consideran que la empresa no da el rendimiento esperado, pues que se vayan. Son accionistas, no son empleados ni poseen ningún tipo de vínculo con la empresa. Se metieron allí solo por que la empresa en el pasado ha dado beneficios, y ellos creen que en el futuro volver a dar.

Si confiaron en la gestión de la empresa como para meter su dinero, ¿por que ahora quieren mandar? Que dejen a los profesionales hacer su trabajo!

El comentario es interesante porque refleja algunas cuestiones sobre la afección de los accionistas a la empresa. Muchos de ellos poseen los títulos durante apenas unas horas cuando realizan operaciones intradía en la bolsa mientras los directivos pasan muchas horas diarias durante muchos años trabajando para la empresa. Y es cierto que no conocen tan bien el negocio como los directivos, por eso les dejan a estos gestionar la empresa.



Si la empresa quiebra los pequeños accionistas apenas perderán un puñado de euros mientras los directivos dejarán de ganar sus elevados sueldos que le permiten pagar sus caras casas y sus lujos. Esto puede explicar porque es bueno que los altos directivos cobren tanto, para incentivarles a seguir cobrándolo durante muchos años más. Una razón añadida a la ya conocida de servir de acicate para aquellos subordinados que quieran acceder a esos puestos.

Pero a esos accionistas que mantienen los valores en su cartera por unas pocas horas también se preocupan por el futuro de la empresa, fundamentalmente porque de él dependerá el precio a las que las venderán.

Tanto unos como otros tienen incentivos para que la empresa obtenga beneficios y tenga un desarrollo sostenible en el largo plazo. O por lo menos hasta lo que podríamos denominar “Resultado antes de las rentas de directivos y accionistas”. A partir de ahí se produce la disputa entre ambos colectivos. Se trata de una disputa desigual ya que los directivos son pocos mientras los accionistas son numerosos, por lo que tocan a poco a repartir y tienen pocos incentivos para vigilar a los directivos.

Pero a los directivos tampoco les conviene disgustar en exceso a los accionistas ya que eso les haría vender sus acciones, caería el precio y podría haber una OPA que supiese un cambio en la dirección. Se trataría de un incentivo al mínimo esfuerzo para no provocar una caída en la cotización de las acciones o al menos comportarse como la media del resto de empresas.

Podría pensarse que esa disputa no afecta a todos aquellos que ni son directivos ni son accionistas. Pero unas bajas rentabilidades para los accionistas pueden provocar una caída del ahorro dirigido a las inversiones empresariales o del ahorro en sí, lo que provocaría una caída de la innovación y del desarrollo económico. Por el contrario, un descenso en las remuneraciones de los directivos no parece que pueda provocar una caída de los candidatos a ocupar esos puestos.


viernes, 8 de agosto de 2008

Las olimpiadas irresponsables

Si un post anterior trataba sobre la permisibilidad existente con las organizaciones no lucrativas, como si hagan lo hagan fueran siempre mejor que las empresas. Eso provoca dos varas de medir. Un ejemplo lo tenemos en los Juegos Olímpicos de Pekin como comentaba en EBS:

El Comité Olímpico Internacional es una organización sin ánimo de lucro y no gubernamental con sede en Suiza. Su objetivo fundacional fue fomentar el olimpismo y liderar el movimiento olímpico del que forman deportistas y comités de numerosos países. Que no tenga ánimo de lucro no significa que no gestione ingentes cantidades de dinero fruto de los derechos de imagen de los símbolos olímpicos, de los patrocinadores y de los derechos de retransmisión televisiva. Esto provocó que casos de corrupción aparecieran relacionados con la elección de Sant Lake City como sede de los juegos de invierno de 2002.

La Responsabilidad Empresarial es la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas. Se trata de no ganar dinero “como sea” sino “depende de cómo sea”. Esa preocupación por la mejora medioambiental quedó reflejada en la elección de Sydney para albergar los juegos de verano del 2000 donde se hizo un gran hincapié en las consecuencias para la naturaleza de dicha celebración.
¿Pero cuál es el principal atributo de Responsabilidad Empresarial que exigen los clientes a las compañías? Los derechos humanos. Un requisito que debería ser aún mayor en una organización sin ánimo de lucro y que quiere promocionar los altos valores espirituales del olimpismo. La elección de Pekín como sede para los próximos juegos olímpicos no parece corresponder con esos valores. Aunque ya existe el antecedente de los juegos olímpicos de Berlín en 1936, sólo les hubiera restado haber concedido unas olimpiadas a Sudáfrica en tiempos del apartheid.

jueves, 7 de agosto de 2008

Vigilando la responsabilidad empresarial

En otras ocasiones se ha hecho referencia a la dificultad de realizar evaluaciones sobre la responsabilidad empresarial debido a los diferentes criterios éticos de cada inversor.

Que la individualización de la información sea compleja, no significa que no pueda ser evaluable. Para lograrlo los inversores deben tener la máxima información posible para poder ser analizada según sus criterios.

La página de transnationale.org puede ser una herramienta útil. Se trata de una base de datos amplísima que recoge cada una de las violaciones éticas de empresas de todo el mundo. El nivel de detalle es elevado aunque recoja algunas violaciones que pueden no ser catalogadas como tales por muchos inversores como p.ej. un elevado nivel de beneficios o de ventas. Otras violaciones como los delitos financieros o actos contaminantes pueden ser más ampliamente aceptadas.

miércoles, 6 de agosto de 2008

La crítica marxista a los beneficios

Marx consideraba que el beneficio era la parte que el empresario se apropiaba del trabajo del empleado. Según la teoría del valor trabajo cada mercancía encierra un valor correspondiente al tiempo de trabajo socialmente necesario requerido para su producción. Los trabajadores no reciben todos los ingresos derivados de las ventas de su producción ya que una parte irá destinada al capitalista que no ha dedicado tiempo en la fabricación.

Lenin lo exponía así:

“El trabajador gasta una parte del día en cubrir el coste de su manutención y el de la de su familia (salario), mientras que la otra parte del día laboral trabaja sin remuneración, creando para el capitalista plusvalía, que es la fuente del beneficio, la fuente de la riqueza de la clase capitalista”


Varios pensadores han respondido a estas críticas. Fue el caso de Böhm-Bawek que introdujo el elemento temporal en la discusión. ¿Qué ocurre si existe un largo período entre el momento en que el empleado hace su trabajo y en el que se materializa los ingresos derivados de ese trabajo?

Es el caso de un vino que necesite madurar en la barrica durante veinte o cuarenta años para alcanzar una calidad extraordinaria. Los cultivadores, recolectores y pisadores de la uva, no pueden cobrar hasta pasadas decenas de años salvo que un capitalista les adelante su retribución. Si quieren cobrar inmediatamente después de finalizar su tarea, deberán hacerlo no conforme al valor del vino ya maduro, sino de acuerdo al valor del vino sin edad que es notablemente inferior. Además habría que añadir el elemento del riesgo. Si al final el vino se malogra o no se logra vender, ¿deberían los trabajadores renunciar a su retribución?

Otro aspecto a tener en cuenta es la subjetividad del valor que se asigna a todos los bienes y, por tanto, también a las horas de trabajo. Una hora de trabajo de un cirujano en Estados Unidos está valorado mucho más que la de un botones de un hotel. Lo contrario ocurre en Cuba donde está mucho más valorado la hora de trabajo en empresas hoteleras que en el sistema sanitario. De la misma forma que un vaso de agua es más valorado en un desierto que en los Alpes.

martes, 5 de agosto de 2008

Si haces el bien, cuéntalo

Maimónides y Jesús promulgaban que el bien había que hacerlo de manera privada porque de lo contrario no se sabría si se hace el bien por el bien o por la publicidad que se realiza. Algo que encaja muy bien respecto a la obra social de las cajas de ahorro.

Pero en Economist’s View encontramos argumentos para lo contrario:

A substantial body of current psychological research points against Jesus' advice. One of the most significant factors determining whether people give to charity is their beliefs about what others are doing. Those who make it known that they give to charity increase the likelihood that others will do the same. ...

lunes, 4 de agosto de 2008

¿Es moral ganar dinero con los necesitados?

Arnold Klind dedica un post sobre la moralidad de aprovecharse de los que se encuentran en dificultades. Se trata de algo recriminado en la mayoría de religiones. Es lo que explica que tanto la Biblia como el Corán prohíban el cobro de intereses porque entiende que se trata de aprovecharse del estado de necesidad de un tercero. Hoy sabemos que no sólo los pobres piden préstamos sino que los ricos que piden muchos más.

Algo parecido ocurre con la sanidad. Alguien que acuda en busca de curación se encuentra en un estado de necesidad y cobrarle supone aprovecharse esa situación. Se podría generalizar para cada ocasión, como el caso de los vendedores de linternas que incrementan su precio cuando se produce un apagón.

Klind plantea la siguiente solución:

The trick for economists is to justify confronting people in distress with market prices. I think we can do that, but we have to persuade our fellow human beings (a) that people in distress should receive support from charity or government, not from suppliers of loans or flashlights or medical care; and that there are reliable mechanisms to ensure that people in distress will receive support from those alternative sources, so that placing the burden on suppliers is as wrong-headed as we always allege it to be.

PD: No sólo los inversores deberían preguntarse sobre si obtienen beneficios de los necesitados, también los consumidores se deberían plantear esa cuestión como muestra Singleton desde el Telegraph.

domingo, 3 de agosto de 2008

Altruismo en el Capitalismo que viene

Según Jesús Urrutia:

El altruismo en sentido estricto se entiende como la dependencia del valor que alcanza la utilidad de un jugador de la utilidad que alcanza el otro. Esto se puede ejemplificar contrastando dos matrices alternativas de la batalla de los sexos diferenciados por la matriz de pagos.


L

R

L

3,1

0,0

R

0,0

1,3


L

R

L

2,0

0,0

R

0,0

1,2

Si la matriz de la izquierda revela simplemente que el pago de cada jugador, como en todo juego, depende de la estrategia del otro y postulamos que no hay altruismo, en la matriz de la derecha ha surgido el altruismo pues la utilidad de von Neuman y Morgenstern del jugador número 1 (2) ha disminuido por que está obligando al 2 (1) a hacer algo que le gusta menos que la alternativa. Lo que denominamos solidaridad como forma específica del altruismo puede explicarse de manera similar, aunque es más contundente entenderla como la renuncia a utilizar una estrategia dominante en el dilema del prisionero. Finalmente la equidad, como otra forma específica del altruismo, se entiende como la renuncia, en el juego del ultimátum y por parte del jugador 1 a explotar al 2 ofreciendo por ejemplo una x = 99.

sábado, 2 de agosto de 2008

El cristianismo y los beneficios

Tal vez la crítica más feroz a los beneficios provenga del Nuevo Testamente cuando Jesús anunciaba:

Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: “¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!” Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: “Hijos míos, ¡qué difícil es entrar en el Reino de Dios!”
“Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios”.

Algunas voces han defendido esta postura al considerar que no se puede olvidar las diferencias entre el sistema económico de aquella época y el actual, que el verdadero mensaje era la promulgación de la ayuda mutua, que existen varias posibles interpretaciones o que en otros pasajes como en la parábola de los talentos se produce un mensaje diferente:

Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado. Su señor le dijo: ¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Además la condena del lucro personal ha sido después matizada desde diversas encíclicas papales:

La historia y la experiencia demuestran que en regímenes políticos que no reconocen a los particulares la propiedad, incluida la de los bienes de producción, se viola o suprime totalmente el ejercicio de la libertad humana en las cosas más fundamentales, lo cual demuestra con evidencia que el ejercicio de la libertad tiene su garantía y al mismo tiempo su estímulo en el derecho de propiedad.

Juan XXIII

Cuando una empresa da beneficios significa que los factores productivos han sido utilizados correctamente y que las correspondientes necesidades humanas han sido satisfechas debidamente.

Juan Pablo II

viernes, 1 de agosto de 2008

Rankings de responsabilidad

Se imaginan que los ranking de empresas con más beneficios de Fortune o Business Week no coincidieran. Cuesta creerlo. Si una empresa es rentable lo podemos comprobar en sus estados contables que serán los mismos sea quien sea quien haga la comparativa.

No ocurre lo mismo cuando se trata de comparar la responsabilidad de diferentes empresas. Tres rankings se han publicado recientemente sobre las empresas más responsables con diferencias palmarias.



La más concreta cuantitativamente de todas es la elaborada por Reputation Institute que encabezan las siguientes empresas:

  1. Toyota Motor Corp. (Japan)
  2. Google (US)
  3. IKEA (Sweden)
  4. Ferrero (Italy)
  5. Johnson & Johnson (US)
  6. Tata Group (India)
  7. Kraft Foods Inc. (US)
  8. Novo Nordisk (Denmark)
  9. Grupo Bimbo, S.A. (Mexico)
  10. Migros (Switzerland)
  11. General Mills (US)
  12. Walt Disney (US)
  13. Haier Corporation (China)
  14. Infosys Technologies (India)
  15. United Parcel Service (US)
  16. Sharp Corp. (Japan)
  17. Coop (Norway)
  18. Jean Cotou Group (Canada)
  19. El Corte Inglés (Spain)
  20. Petrobras (Brazil)
  21. Carlsberg (Denmark)
  22. 3M (US)
  23. Barilla (Italy)
  24. Grupo Gerdau (Brazil)
  25. Robert Bosch GmbH (Germany)
Más genéricas son las elaboradas por Etisphere y por Business in the comunity (BITC) en las que simplemente enumeran las más responsables. Las diferencias que podemos encontrar entre las tres son elevadas. En las listas de BITC y Reputation Institute sólo coinciden las empresas Tata y Toyota pero mientras en la primera se encuentran más allá de la treintena de puestos, en la segunda ocupan el primer y sexto puesto. Y Toyota ni siquiera aparece en el listado de Etisphere como otras seis empresas más de entre las diez primeras del ranking de Reputation Institute.

Por eso resulta tan difícil evaluar la responsabilidad a la hora de decidir inversiones.

Más | ¿Cómo medir la responsabilidad?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...