miércoles, 2 de julio de 2008

El negocio de la religión

Interesante artículo en El País sobre los negocios que florecen alrededor de las normas religiosas.

Despunta el día y en el matadero de Lluís Pich se ponen manos a la obra. Sacrifican pollos tanto bajo el rito musulmán como por el rito judío. Al menos una vez por semana, el rabino se deja caer por Avitec, en Tarragona, para matar a los pollos cumpliendo la tradición alimentaria que marca la Torá o enseñanza judía (unas 300 aves con certificado casher o aptas a la semana). Del rito islámico se encargan matarifes musulmanes que matan al pollo mirando a La Meca y en nombre de Alá. Alla hu Akbar, Alla hu Akbar... El matarife lo dice tantas veces como pollos sacrifica: en un año, más de 1,5 millones de aves halal, es decir, que cumplen los preceptos de la sharía.


Hoy, hasta una tercera parte de la producción de este matadero va dirigida al público musulmán o judío. Pich dice que son buenos clientes, y que están dispuestos a pagar más por lo que para ellos es sin duda un valor añadido. Porque el pollo casher, por ejemplo, es mucho más caro que el halal, y más que el que los trabajadores, coloquialmente, llaman "el pollo cristiano", en el matadero de Avitec. De casi cuatro euros el pollo de los judíos, a 2,5 el halal o menos de dos euros el convencional.

...

David Liberson, un rabino afincado en Barcelona, trabaja en cambio para empresas certificadoras de productos casher, que son fabricados por unas 500 empresas españolas, como las bodegas Capçanes, la fábrica de mermeladas Bebé en el pueblo navarro de San Adrián o la de gominolas Haribo de Cornellà del Terri, en Girona.

Liberson es el encargado de asistir a la elaboración del vino en las bodegas catalanas de Capçanes, un pueblo de Tarragona católico, apostólico y romano que produce y exporta el primer vino español para judíos, Flor de Primavera, desde 1995. El proceso casher empieza cuando se descarga la uva en la bodega por parte de Liberson. Los empleados de la vendimia no tienen por qué ser judíos, pero a partir de ésta y hasta el embotellado, el equipo habitual de la empresa no puede tener ningún contacto con el vino hasta que es embotellado.

Otras reglas de este vino consisten en que las cepas deben tener más de cuatro años, no se pueden utilizar fertilizantes ni gelatinas y sólo puede envasarse en botellas nuevas, además de que al séptimo año (del Sabbath) no se puede recoger la uva. El 1% de los beneficios del casher, además, debe destinarse a la caridad.

En el campo de la alimentación, su trabajo para garantizar el certificado halal consiste en comprobar que el producto no tenga cerdo ni cualquiera de sus derivados (gelatinas, por ejemplo), así como alcohol o conservantes. Más de 80 empresas españolas cuentan con este certificado, según Romero, como Conservas Isabel o Leche Pascual, o helados Menorquina, además de empresas de plásticos.

Un equipo de auditores veterinarios se dedica exclusivamente a realizar los controles periódicos en estas empresas para garantizar que los productos que llevan su etiqueta no son haram, es decir, impuros, y cobran entre 1.500 y 3.000 euros anuales a las compañías.

los monjes budistas que habitan el monasterio en el parque natural del Garraf, cerca de Barcelona, comercializan un casco para motoristas que promete la felicidad y la paz mundial.

El casco, que ha salido de la fábrica catalana JIP Motor, incorpora "la simbología de protección y pacificación de la mente", la kalachakra o "rueda del tiempo". Lleva también cosido en su interior un mantra de manjushi, una especie de rosario que personifica la sabiduría de todos los budas.

?Halal?.Son aquellos que cumplen la sharia; en el caso de la alimentación los productos no pueden contener cerdo ni ninguno de sus derivados y las matanzas de los animales deben realizarse bajo un rito específico. En el sector financiero, por ejemplo, está prohibida la usura y el concepto de comisión. Países como Irán trabajan en la creación de un coche islámico, cuyo GPS indique constantemente dónde está la Meca. ?Casher?.Son los productos que cumplen la Torá, que no contiene ninguno de los animales considerados prohibidos, como el cerdo o sus derivados. En el caso de los mataderos, la matanza debe llevarse a cabo mediante un degüello ejecutado por parte de un rabino. Éste también interviene para certificar otros productos de alimentación. Para católicos.El vino que se utiliza en las eucaristías es especial, de alta graduación (de unos 15 grados), y tiene el certificado del arzobispado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...