jueves, 18 de diciembre de 2008

¿Qué es vicio?

Si atendemos a la segunda definición de la RAE se trata de la falta de rectitud o defecto moral de las acciones. Bernard Mandeville en su Fabula de las abejas define vicio a todo lo que el hombre sin consideración por el público, fuera capaz de cometer para satisfacer alguno de sus apetitos, si en tales acciones vislumbrara la mínima posibilidad de que fuera nociva para algún miembro de la sociedad y de hacerle menos servicial para los demás. A su vez define virtud a cualqueir acto por el cual el hombre, contrariando los impulsos de la Naturaleza procurara el bien de los demás o el dominio de sus propias pasiones mediante la racional ambición de ser bueno.

Curiosamente Mandeville defiende que los vicios individuales general una virtud colectiva. Así el orgullo crea la demanda de productos suntuosos que generan riqueza y puestos de trabajo. La envidia aumenta la laboriosidad de aquellos que quieren imitar las riquezas de los más pudientes. Y la adulación es la mejor herramienta para incentivar el comportamiento recto.

Recordando la pirámide de Maslow, en la fabula de las abejas nos cuenta que el hambre, la sed y la desnudez son los primeros tiranos que nos hacen mover; después el orgullo, la pereza, la sensualidad y la veleidad nuestras son los grandes patronos de las artes y las ciencias, de las industrias, oficios y profesiones; mientras que la necesidad, la avaricia, la envidia y la ambición, cada cual en la clase que le corresponde, son los capataces que obligan a todos los miembros de la sociedad a someterse, la mayoría alegremente, a la rutina propia de su condición.

Ante los beneficios que proporcionan estos vicios a la sociedad en general, ¿podemos seguir catalogándolos así?

Más en Otra economía: La moralidad de las intenciones y las consecuencias

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Wal Mart en el Katrina

La actuación de las agencias estatales durante la catástrofe que originó el huracán Katrina en Estados Unidos fue unánimemente criticada. Por el contrario la labor realizada por la cadena de hipermercados Wal Mart fue muy reconocida. ¿Pero qué hizo esa gran superficie para ayudar a los afectados por esa tragedia? Pues lo mismo que hacía el resto de días: vender. Parece una cosa sin importancia pero en una situación de desabastecimiento era vital que los ciudadanos pudieran adquirir agua, comida y enseres. Curiosamente las agencias estatales eran incapaces de dar respuesta a esas necesidades. Por el contrario la logística de Wal Mart respondió perfectamente a pesar de la difícil situación.

Como en algunos casos se trataba de personas que lo habían perdido todo, el hipermercado acepto como pago simples recibos firmados en una muestra de alto radio de confianza. Uno de los problemas que se enfrentaba la actuación de Wal Mart en que no se encontraba protegida por las llamadas leyes del buen samaritano, normas que protegen de posibles demandas civiles la actuación de aquellos que se esfuerzan de buena fe en ayudar a necesitados, debido a que muchas de ellas excluyen o prohíben la actuación de aquellos que buscan una remuneración o un beneficio. Una muestra de los peligros de las leyes que discriminan positivamente a las ONG.

Más en Otra Economía:

martes, 16 de diciembre de 2008

ColaLife: las vidas que puede salvar Coca-cola


Ninguna empresa, organismo u ONG tiene una red de distribución tan buena como Coca-cola, quien llega a sitios donde otros productos necesarios e imprescindibles para una calidad de vida básica no lo logran, ¿por qué no realiza esta marca de bebidas un reparto conjunto incluyendo en sus rutas estos productos? Esa es la propuesta de ColaLife, una iniciativa que ha crecido en la red. Una de las primeras medidas es la distribución de sales para evitar la deshidratación causada por la diarrea que causa un gran número de muertes en los países subdesarrollados.



lunes, 15 de diciembre de 2008

Cuando la avaricia es perjudicial

La avaricia puede ser buena si incentiva actos que enriquecen o mejoran la sociedad. Uno de los causantes de la actual crisis financiera fue que la avaricia de los directivos de los bancos de inversión no estaba alineada con el crecimiento sostenible de sus empresas.

No se producía lo que Adam Smith comentaba de que era el interés propio del carnicero, cervecero y el panadero la que nos proporcionaba nuestras zonas. Los intereses del carnicero o su avaricia proporcionaba a los ciudadanos una buena carne para cenar. Es posible que la avaricia de una empresa carnicera sí mejore la sociedad y nuestro bienestar pero el problema es que los directivos no persiguen los objetivos de la empresa sino los suyos propios: la consecución de los mayores beneficios contables a corto plazo (anuales). Unos beneficios contables que pueden no corresponder con la fortaleza sostenible de la empresa. Por tanto, una incorrecta definición de los incentivos de los directivos puede hacer que las empresas no cumplan esa función social expuesta por Adam Smith.

Más en Otra economía:

viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Persiguen beneficios las organizaciones sin ánimo de lucro?

Nos encontramos con casos en los que las organizaciones sin ánimo de lucro tienen más beneficios que las empresas maximizadoras de beneficios. Una posible razón de esto nos la cuenta The Sports Economist cuando explica por qué las universidades norteamericanas, que no tienen ánimo de lucro, discriminan precios igual que las empresas convencionales:

Being non-profit does not mean that you don't have profits as an objective. All it does is restrict what you can do with earned profits, meaning that they can't be dispersed to shareholders. As I was told at a meeting when I jokingly brought up the fact that my university is a non-profit, I was told by an older gentleman at my table "Oh, we get plenty of profits. We just make sure we spend it all.

jueves, 11 de diciembre de 2008

La importancia de los incentivos

La empresa o el estado nos incentivan a tomar malas decisiones. La solución parece sencilla pero neuroeconomía nos la recuerda citando a George Loewenstein:

“comprender los mecanismos que nos hacen tomar malas decisiones, de modo que podamos diseñar los incentivos y programas necesarios para compensar los sesgos irracionales”

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Clientes y proveedores en la base de la pirámide


Su filial asiática tenía dificultades de proveerse de una especie que se producía en Indonesia dado que la mayoría de agricultores tenían pequeñas explotaciones que no eran rentables por lo que las abandonaban. La multinacional les ofreció contratos estables de compra, apoyo técnico para aumentar la calidad y la productividad y les facilitó el acceso a la financiación.

La filial brasileña de Endesa, COELCE, desarrolló la siguiente medida para hacer accesible la electricidad a la población con menores recursos: les proporcionaban créditos para en el consumo de energía eléctrica a cambio de residuos reciclables que iban destinados a la industria del reciclaje. De esa manera se lograban dos objetivos: aquellas personas con escasos ingresos obtenían electricidad y se incrementaba el reciclaje de residuos.

La filial india de Unilever lanzó una serie de productos de limpieza, alimentación e higiene destinado a los mercados rurales con bajo nivel económico. Con el objetivo de acceder al mayor número de puntos de venta posibles, el sistema de distribución se basaba en mujeres emprendedoras que realizaban la promoción de los productos basada en la formación de Unilever. Este sistema de distribución supone una importante contribución a la disminución de la pobreza como concluyó un estudio de Oxfam sobre la actividad de Unilever en Indonesia.

Amanco es una empresa dedicada a la producción y venta de sistemas de conducción de fluidos y elementos de construcción. En Guatemala, la empresa diseño un sistema de riego por goteo que permite doblar la superficie cultivada utilizando la misma cantidad de agua. Pero además estableció un sistema de microcrédito junto a las empresas comercializadoras y entidades financieras para facilitar la compra a los pequeños agricultores.

Grammen Bank concede micrócréditos a mujeres de aldeas rurales para que adquieran un teléfono móvil y una batería solar con el objeto que presten un servicio de telefonía pública a cargo de la compañía Grameen Phone.

Más en Otra Economía: La oportunidad de los cuatro mil millones

martes, 9 de diciembre de 2008

El pequeño comercio no preserva la cohesión local

Uno de los mitos más repetidamente señalados para proteger al pequeño comercio es que protege los lazos comunitarios que existen en los barrios y pueblos. Un estudio que se publicará el próximo año en la revista Public Choice parece refutar esa idea. En Estados Unidos, Wal Mart es la mayor empresa de hipermercados y uno de los principales acusados de destruir el pequeño comercio de la zona donde se implanta. Los investigadores no han encontrado ninguna relación entre la presencia de la cadena comercial y el capital social de las localidades en las que se implanta, medida como el dinamismo en la organización de la sociedad civil, la actividad religiosa, el tiempo que se pasa con los amigos,...

Via: Division of Labour

Actualización: Otro estudio muestra una relación positiva entre la apertura de centros de Wal Mart y la asistencia a actividades culturales también via Division of labour.


martes, 2 de diciembre de 2008

¿Nos hace malvados la empresa?

Si el gobierno y el libre mercado nos pueden hacer malvados, cualquier institución lo puede hacer, sobre todo aquellas más jerárquicas según Bosco (2008). Stumbling and mumbling nos cuenta dos importantes consecuencias de esto:

  1. In some contexts, traditional motives - money and power - might be counterproductive; we should read this paper alongside research (pdf) by Kathleen Vohs which has found that merely thinking about money can make people more selfish. In organizations where there is a big pay-off to co-operation - such as from sharing information, kicking around ideas or mentoring others - hierarchy and financial motivation might reduce efficiency.

  2. Institutions shape “character” - they have the power to make us more or less selfish. This suggests that the costs and benefits of institutional design are large. Could it be that business managers and politicians over-rate the importance of policy, relative to that of institutional design?

Como la empresa es una institución jerárquica donde además se prima el dinero y el poder se podría pensar que nos hace más egoístas. Pero me llama la atención que otra institución mucho más jerárquica como es el ejército sea una gran fuente de héroes altruistas: el ejército.

Más en Otra economía: ¿Nos hace malvados la empresa?

lunes, 1 de diciembre de 2008

¿Cómo usar las ONG para maximizar beneficios?

IC nos explica en Pymes y Autónomos cómo usar una ONG desde una empresa:

  • Como forma jurídica de la propia empresa: A algunos les chocará, pero en España existen multitud de empresas que no funcionan como personas físicas ni como sociedades mercantiles ni cooperativas. Optan por formulas más propias del Tercer Sector como las fundaciones o las asociaciones. Y no es que este upo de organismos, para autofinanciarse, realicen actividades empresariales, es que muchos en origen no tienen otra cosa en la cabeza (clubs deportivos, culturales, bufetes de abogados, etc). Entre otras ventajas, que luego veremos en otros casos, la opacidad es mayor a la par que se revisten de un aura de legitimidad de la que no suelen disfrutar los emprendedores que se presentan como tales.

  • Como medio de captación de financiación privada: Por un lado esta el ejemplo, un tanto alambicado, pero factible, que le comentaba a Remo. La ONG, instrumentalizada por la empresa capta las donaciones. Si tiene la catalogación de utilidad pública podría incluso implicar bonificaciones fiscales para los donantes. Luego, aunque con cuidado, podría financiar vía préstamo a la sociedad mercantil, que deduciría esos intereses. Los rendimientos de la Asociación, si tiene la catalogación antes citada tributan por Sociedades a un tipo inferior al ordinario. No me quiero extender, pero creo que es plenamente realizable, siempre y cuando se vista del modo adecuado, aunque existen como veremos a continuación otros sistemas menos complicados que el del préstamo.

  • Cómo herramienta para captar financiación pública: Si queremos optar a subvenciones, ayudas, en muchas ocasiones sólo estarán disponibles para sindicatos, patronales, etc. En vez de tener que acudir a actos formativos organizados por otras asociaciones, algunas empresas optan por crear, solos, o en compañía de competidores bien avenidos,entidades con las que optar a este maná público. Del mismo modo, sin prestarles nada, únicamente como en este caso haciéndose cargo de los costes, se puede trasladar el dinero recaudado en el punto anterior a sus destinatarios finales.

  • Como instrumento de lobby: Las posibilidades de acceso al político de turno, la veracidad de una nota de prensa y la disposición de los medios, la credibilidad del mensaje transmitido, crecen si no parten directamente de la empresa en cuestión.

Más en Otraeconomía:

viernes, 28 de noviembre de 2008

Los mandamientos del bonus

Estas son las recomendaciones del supervisor británico de los mercados financieros (FSA) para determinar el sueldo de los altos directivos:

  1. Cálculo sobre los beneficios, no sobre las ventas
  2. Contemplar el riesgo asumido en su función
  3. Medir el cumplimiento en varios ejercicios
  4. No basar todo el bonus en el rendimiento económico
  5. El salario debe tener un componente fijo que permita cubrir los compromisos del empleado
  6. Mezcla de pago en metálico y en otros componentes como acciones y opciones a un precio apropiado
  7. Una buena parte del bonus debe ser pagado de forma aplazada
  8. El comité de remuneración debe tener una mayoría de consejeros no ejecutivos
  9. La compensación en las áreas de riesgo debe definirse fuera de su división de negocio del empleado.
  10. Verifiricación independiente de la valoración de la función de los empleados
Via: Expansión

jueves, 27 de noviembre de 2008

Asesores de accionistas minoritarios

En un post anterior se hacía referencia a la posibilidad que la gestión de una empresa recayera en una sociedad especializada en vez de un consejo de administración formado por personas físicas. Una medida que recuerda a la gestión de las empresas de capital riesgo, a la adjudicación de la gestión de grandes empresas en concurso a sociedades de consultoría o al de las gestoras de cooperativas de vivienda.

Otra alternativa es la planteada por Judd Sneirson basada en la filosofía del libro Nudge, se trata de que existan profesionales especializados en defender los intereses de un grupo de minoritarios ante los gestores de la sociedad en línea con las asociaciones de accionistas minoritarios. Pero también existe el riesgo de que se repitan los errores de los fondos de inversión y no sólo se produzca un difícil control de los administradores de las empresas sino también de los representantes de los minoritarios, pudiendo estos maximizar sus intereses en vez de los de sus clientes. Volvemos una vez más al problema de quién vigilará a lo vigilantes.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Sol: de ONG a banco

En 1984, un grupo de empresarios bolivianos ligados al sector microempresarial en el país solicitó a Acción internacional Técnica (AITEC) de Cambridge, Estados Unidos que investigue la oportunidad de crear una institución sin fines de lucro que pueda a poyar el desarrollo de microempresas en el país. El estudio concluyó, entre otras cosas, que la falta de acceso a recursos y, principalmente la falta de acceso al crédito a través del sistema financiero formal era el principal factor limitante para el crecimiento de la microempresa. Desde esa perspectiva, el 17 de Noviembre de 1986, inversores internacionales y bolivianos inauguraron la Fundación para Promoción y el Desarrollo de la Microempresa como una Organización No Gubernamental (ONG).

Esta entidad empezó a proveer pequeños préstamos para capital de trabajo a grupos de tres o más personas dedicadas a actividades similares quienes se unían y se garantizaban formalmente para cumplir con sus obligaciones. Así, en Enero de 1992, la Organización No Gubernamental tenía un portafolio de 17,000 clientes con préstamos de 4 millones de dólares, y 5 sucursales localizadas en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. Hasta ese momento, el desarrollo positivo de la ONG y la existencia de una gran demanda insatisfecha por servicios financieros fueron las principales razones que permitieron al Directorio de la institución de expandir sus actividades al encuentro de la demanda de créditos en el creciente sector de las microempresas.

La alternativa más prometedora y el instrumento más viable para alcanzar sus objetivos y superar las limitaciones surgidas de la estructura legal y financiera de Organización No Gubernamental fue la fundación en 1992 de un banco comercial que se denominó Banco Solidario S.A.

Se establecían así dos entidades: BancoSol; crédito comercial y operaciones de ahorro basadas en la rentabilidad y la ONG; sin ánimo de lucro, manteniendo su rol social para la investigación y desarrollo para el banco. Los inversionistas fundadores tuvieron la oportunidad de invertir en el Banco o de ser donantes de la ONG.

Su accionariado está compuesto por inversionistas privados locales y extranjeros, entidades de cooperación internacional y la ONG que aportó la mitad de su cartera para obtener el 44,2% del capital del banco. Los inversores se sintieron atraídos por una mezcla de rentabilidad y prestigio. La ONG lograba ampliar sus servicios a su público objetivo y además se beneficiaría de los dividendos que pagara el banco cuando fuera rentable.

En estos 16 años, el banco ha logrado superar los períodos de recesión mejor que los bancos convencionales y desarrollar una labor social de forma autosostenible.

Más: Banco Sol

Más en Otra economía:


martes, 25 de noviembre de 2008

Los perjudiciales incentivos monetarios en la donación de sangre

Hay varios estudios que muestran que muchos comportamientos socialmente deseables se desincentivan si se ofrece una recompensa monetaria. Esto es debido a que las principales motivaciones para estos actos son la autosatisfacción personal y el reconocimiento social. Ambas desaparecen cuando se produce una recompensa económica. Se puede aducir que si bien el grupo que tiene esas motivaciones ya no harán esos actos, habrá otro grupo a los que el dinero sí les motivará y les sustituirán.

El problema radica una pequeña retribución económica desmotivará a los agentes altruistas pero no será suficiente para los maximizadores de rentas monetarias, quienes precisarán de un desembolso relevante. Por tanto, resulta más rentable no pagar por dichos actos y, mejor, reconocerlos públicamente.
Albert Espuglas defiende la compensación monetaria para incentivar la donación de órganos. Eduardo Robredo considera que la mayoría de las personas "corrientes" necesitarían sólo un poco de sentido común para rechazar una propuesta tan extravagante. En un post posterior, Citoyen reclama que la moralidad no debe descansar en ese sentido común sino en la racionalidad. Tal vez la explicación provenga de que el sentido común de los hombres corrientes sea fruto de la racionalidad de multitud de experiencias pasadas incorporadas a lo que podríamos denominar “sabiduría popular”. Sería el equivalente moral a las decisiones de los jugadores de billar que utilizan la trigonometría sin darse cuenta o la de los agentes que aprenden de sus errores según la teoría de expectativas racionales.

No hay ningún estudio para el caso de la donación de órganos, pero la donación de sangre ha sido ampliamente estudiada desde que Richard Timuss publicara su libro The Gift Relationship en el que defendía que el pago reduciría las donaciones. La psicología social lo explica por la reducción de la motivación intrínseca a actuar altruistamente o acorde a una responsabilidad cívica.

Esa idea se vio reafirmada por un experimento sueco en el que detectaron que el pago por donación suponía una reducción de las donaciones en el caso de las mujeres y no suponía un incremento en el caso de los hombres. Por el contrario, un estudio italiano muestra que aquellos incentivos que proporcionan un mayor reconocimiento social sí aumentan las donaciones.

El pago no supondrá un incremento de las donaciones sino una sustitución de unos donantes por otros con un mayor coste. Además existen estudios que muestran resultados que la sangre donada por buscadores de réditos tiene un mayor riesgo que la de aquellos donantes altruistas aunque no son concluyentes, probablemente por lo altos controles que se realizan.

Por esa razón, la mayoría de países ponen trabas al pago de las donaciones de sangre con el objeto de facilitar el reconocimiento público de los donantes altruistas y reforzar el capital social de la comunidad. No es casual que exista una relación entre el radio de confianza existente en los países y el modelo de donación de sangre. Así en los países más desarrollados (si exceptuamos EE.UU.) y con un mayor capital social disponen de un sistema altruista de donación de sangre. Por el contrario, los países del Este de Europa han heredado el sistema de pago existente en la época comunista y que también está presente en muchos países en desarrollo, ambas situaciones con un radio de confianza escaso. Por eso al ser la opción más rentable socialmente, la gente corriente de los países occidentales la tiene interiorizada como de sentido común como si de pagar el billete de autobús se tratara.


Actualización Agosto 2011: Nuevas investigaciones confirman que los incentivos monetarios reducen la donación de sangre: Non-monetary incentives can overcome motivation crowding out

lunes, 24 de noviembre de 2008

Colaboración entre ONGs y multinacionales

El agua es uno de los activos más estratégicos y necesarios para el desarrollo económico. La principal causa de escasez de agua es una deficiente gestión. En muchas industrias es un aspecto clave como para el caso de Coca-cola, que consume 2,3 litros de agua por cada litro de refresco que produce.

Uno de los primeros problemas a los que se enfrentó la compañía se produjo en Kerala, en el sur de la India. La compañía tenía un eficiente suministro de agua que le permitía mantener la producción sin incidencias pero los agricultores de la zona tenían una tecnología anticuada que les impedía acceder al agua necesaria para sus cultivos. Eso provocó fuerte tensiones en la zona. La compañía norteamericana se percató que un aumento de la competencia por el agua provocaba un deterioro de su reputación y un incremento del coste de sus materias primas.

Por esa razón creó una nueva figura para reforzar la política de sostenibilidad de su empresa con la contratación de ex-directivos de la agencia de cooperación norteamericana USAID. Pero para una compañía con una presencia tan amplia en todo el planeta, el reto de ayudar a mejorar la gestión del agua en todas las zonas donde se encuentra implantada es enorme. Para lograrlo Coca-cola llegó a un acuerdo con la WWF-Adena. No se trata de que la compañía de bebidas donde una cantidad de dinero para los fines de la ONG como ocurre en muchas iniciativas empresariales, sino de un plan para diseñar un mejor uso de agua aprovechando la experiencia de WWF Adena. El plan tiene tres objetivos: que Coca-cola consuma un 20% menos de agua, recuperar la ribera de las cuencas hídricas y promover un uso responsable del agua por parte de la población. Estas medidas se llevan a cabo tanto en países en desarrollo como en países desarrollados.

Se trata que ambas partes compartan el conocimiento que poseen y se beneficien mutuamente de la alta reputación de cada una de ellas. Para lograrlo tuvieron que superar numerosas barreras entre los equipos de ambas organizaciones. Para los directivos de Coca-Cola resultaba sorprendente algunas de las aportaciones de la ONG de la que no se habían percatado. Para los miembros de WWF Adena que estaban acostumbrados a gastar los recursos que las multinacionales les aportaban en proyectos que libremente diseñaban y ejecutaban. Pero ahora debían adecuar su actuación a los objetivos de Coca-cola y someterse a sus criterios de eficiencia económica.

No es la primera vez que WWF Adena ayuda a empresas multinacionales a cumplir sus objetivos. En la década de los noventa, la organización ayudó a que McDonalds redujese la basura que generaba en un 80%. En parte se logró gracias al uso de productos reciclables para empaquetar la comida que se vendía.

Unilever realizó un estudio junto a Oxfam para comprobar el impacto para la pobreza de la actividad de la multinacional en Indonesia que detectó un efecto multiplicador. Mientras Unilever tenía 5.000 trabajadores en sus factorías, el número de personas que trabajaban en todo el proceso ascendía a 300.000. La mayoría de ellos en la fase de venta y distribución. Por esa razón la venta de los productos de Unilever personas con bajos ingresos ha supuesto una importante fuente de ingresos para el colectivo más desfavorecido ya también que han participado en la cadena de valor. Además ha permitido a los participantes en ese proceso adquirir conocimientos y habilidades que les resultarán útiles para mejorar su situación económica.

La lista de multinacionales que colaboran con ONGs es muy amplia: los grandes almacens norteamericanos Costco para apoyar a los agricultores de centroamérica. BP para proporcionar calefacción a las aldeas indias, IKEA para preservar el Amazonas o Nike para comprobar la idoneidad de sus factorías tailandesas.


sábado, 22 de noviembre de 2008

Fondo social Caixa Galicia

Las cajas de ahorro han abandonado su papel de instrumento financiero de las capas más desfavorecidas. En la actualidad realizan una actividad equivalente a la de los bancos con la única salvedad que sus beneficios están destinados a la obra social en vez de retribuir a los accionistas. Pero esa obra social actúa también de manera equivalente a la de cualquier fundación privada por lo que apenas representa un valor adicional.

Una excepción son los microcréditos sociales, un producto financiero, otorgados por la Obra Social de La Caixa. Pero estos productos son gestionados independientemente de la caja de ahorro.

Por el contrario el Fondo social Caixa Galicia es un fondo de capital riesgo cuyos recursos son aportados por la Obra Social de la caja gallega pero cuya gestión recae en la Corporación Caixa Galicia, entidad que agrupa las participaciones empresariales de la caja.

Recientemente dicho fondo fue premiado por su inversión en Hornos de Lamastelle, centro especial de empleo para personas con discapacidad dedicado a la elaboración artesanal de productos alimenticios. Entre 2004 y 2007, fechas de entrada y salida del Fondo Social de su accionariado, la sociedad optimizó su modelo de gestión a través de iniciativas como la reestructuración de su equipo directivo, la redefinición de su proceso productivo, la mejora en la calidad y los procesos de gestión, el fortalecimiento de su equipo de ventas y la reorientación de su política de gastos.

Todo ello contribuyó decisivamente a situar a la sociedad en un marco de estabilidad y rentabilidad: en esos tres años Hornos de Lamastelle vio incrementadas sus ventas en más de un 50% y multiplicó por 8 su BDI (Beneficio Después de Impuestos). La operación se cerró por un importe equivalente a 2,5 veces la inversión inicial.

La empresa fue impulsada por Fundosa (perteneciente a la Fundación ONCE) y Aspronaga (una asociación gallega de padres y familiares de personas con retraso mental) con la idea de convertirla en un centro especial de empleo que conjugara su fuerte componente social con una rentabilidad productiva y empresarial. En 1999, la Confederación Gallega de Minusválidos (COGAMI) entró a formar parte del accionariado de la firma.

Hoy, hornos de Lamastelle da empleo a 60 personas, la mayor parte de las cuales poseen algún tipo de discapacidad física o psíquica, por lo que la empresa cumple su labor social e integradora al tiempo que compite con otras firmas a nivel comercial con gran éxito. Mientras que Caixa Galicia sigue invertiendo en empresas de economía social.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Todos pierden, directivos ganan

Los accionistas poseen unos títulos cuyo valor cada vez se aproxima más a cero, los trabajadores están a punto de perder su empleo y sus pensiones, los deudores ven como cada día es más probable que no puedan recuperar lo prestado y se les pide a los contribuyentes que aporten ingentes recursos de sus impuestos.

Esta es la situación de los tres principales fabricantes de automóviles de Estados Unidos. ¿Qué hace mientras los altos directivos de esas compañías? Llevar una vida de lujo que incluye viajes de Detroit a Washington en aviones privados con un coste de 36 millones de dólares.

Vía ABC News

Más en Otra Economía:

jueves, 20 de noviembre de 2008

La moralidad de las intenciones y de las consecuencias

El iniciador del meme sobre el debate entre moralidad y mercado en la blogosfera, Citoyen, acaba de publicar un post contestando a la pregunta sobre si el mercado corrompe la moralidad. Han sido numerosos los blogueros que se han apuntado a la iniciativa pero Citoyen plantea dos razones para aventurar la influencia negativa del mercado sobre la moralidad que merecen un detalle.

La primera se refiere al anonimato que proporciona el mercado. Se trata de un argumento que ya protagonizó el primer post de este blog en el que criticaba a Vernon Smith por explicar la contradicción de Adam Smith con el argumento de que los hombres se comportan como homo economicus en contextos impersonales donde la mano invisible del mercado la que opera mientras en situaciones de alto intercambio social influye su propensión a intercambiar solidaridad, afecto, compasión y ayuda la que opera. Albert Espuglas introduce la reputación como corrector de ese comportamiento. Efectivamente eso puede explicar por qué una famosa actriz puede estar dispuesta a realizar una donación en un telemaratón benéfico mientras se niega a ayudar a una prima en dificultades económicas.

Pero eso no explica por qué consumidores anónimos se niegan a comprar balones fabricados por menores en condiciones inhumanas (que es mercado) o dedican su tiempo libre a colaborar con comedores para necesitados (que también es mercado). La reputación es una importante motivación (incluso si no supone un beneficio monetario) pero no podemos olvidar la autosatisfacción, que si hacemos caso a Mamoneides será mayor si el bien se realiza en el anonimato.

El segundo se refiere a que el mercado favorece las instituciones individualismo-ético-egoísta a costa de las altruistas. Para contrarrestarlo propone desgravaciones fiscales para las empresas que llevan a cabo obra social y el fomento de las ONG’s. Parece que Citoyen se fija más en la moralidad de las intenciones que en la moralidad de las consecuencias. En mi post de respuesta al meme, ¿nos hace malvados el mercado?, advertía que en muchas ocasiones la organización de las empresas provoca unos incentivos que alientan la irresponsablidad. Pero las ONG no se libran de los incentivos para un comportamiento egoísta a pesar de sus principios altruistas. Por eso en muchas ocasiones las ONG caen en contradicciones, agravan el problema que pretenden solucionar y suponen una competencia desleal a las empresas. La película Dogville nos muestra cruelmente las nefastas consecuencias que puede tener un acto bienintencionado.

Por el contrario, en muchas ocasiones aquellas empresas que buscan obtener beneficios logran una mejora muy importante en las condiciones de vida de la sociedad. No es fácil establecer la frontera de la moralidad en el ánimo de lucro, entre otras cosas, porque la propia definición de beneficio resulta muy discutible.

¿Consideramos más moral una institución que dice no tener ánimo de lucro pero que crea un perjuicio a la sociedad o una que persigue la obtención de un beneficio pero aporta una mejora?

miércoles, 19 de noviembre de 2008

La otra rentabilidad de Libertad Digital

Existen muchos casos de productos o servicios en lo que el pago es optativo respecto al disfrute. Pagas sólo lo que quieras pagar. Es el caso por ejemplo de los programas de software disponibles gratuitamente donde el autor admite pagos o el caso del disco de Radiohead que comenté en El Blog Salmón.
Algo parecido ocurría en la historia de un emprendedor que vendía rosquillas en las oficinas que nos contaba el libro Freaknomics. Las colocaba todas las mañanas al lado de un bote donde los compradores depositaban el dinero para pagar por ellas. Nadie controlaba si el comprador pagaba el importe exacto. Pero si existía un importante nivel de fraude, el vendedor dejaba de suministrar rosquillas en esa oficina.
Algo parecido ocurre cuando se invierte en un negocio por razones ajenas a la rentabilidad económica. En el caso de los que invierten en equipos de fútbol participan en la pasión del deporte, disfrutan de una pasión pero nada impide que sea también vivida por otras personas que no hayan invertido.
En la última junta de accionistas de Libertad Digital un inversor dijo que el mejor dividendo que recibía era escuchar la futura radio del grupo. Algo que podría también hacer aunque no hubiera suscrito ni una sólo acción. Lo que ocurre es que su satisfacción personal es mayor por implicarse en más en el proyecto, por la misma razón que los aficionados del fútbol les satisface co-participar en su equipo.

martes, 18 de noviembre de 2008

Cuando la recompensa es el reconocimiento II

Uno de los casos en los que los incentivos monetarios son contraproducentes es la donación de sangre. Pero el incremento de las necesidades de sangre hace que las autoridades sanitarias precisen de atraer a un mayor número de donantes. El reconocimiento social es uno de los incentivos no monetarios más eficaces. Y se muestra aún más eficaz en el caso de actividades de interés público que en las de interés privado como muestran Ariely et al. (2007).

Por eso las autoridades italianas se decidieron a otorgar un día libre en el trabajo a todos los donantes trabajadores. La medida fue un éxito al provocar un incremento en las donaciones mucho mayor que si hubiese concedido un incentivo monetario equivalente como explican. La razón del éxito residen en que la medida además de ofrecer una contrapartida al donante, suponía un reconocimiento social o una medalla pública debido a que sus compañeros de trabajo pasaban a conocer y reconocer su papel como colaborador en la aportación de sangre.

Los reconocimientos sociales conforman un estamento de la pirámide de Maslow superior a la retribución económica. Pero a la vez dicho reconocimiento puede minar la cúspide de la pirámide: la autosatisfacción. Maimónides y Sócrates parecía verlo así aunque Buda y la nueva filantropía lo ven como complementarios. Aunque todo dependerá de las preferencias particulares de cada persona que encontrará mayor satisfacción de su acción de donar por un lado o por el otro.

Pero los reconocimientos sociales también presentan sus riesgos si no están bien diseñados. Un estudio de Neckermann y Frey (2007) estudió las consecuencias en la motivación en la plantilla del diseño de una serie de premios laborales en el centro de investigación que IBM tiene en Suiza. Antes de conocerse los ganadores, el incentivo que más motiva a la plantilla es la concesión de un premio formal entregado una ceremonia. Aunque el resto de opciones -premio formal sin ceremonia, premio informal con recompensa económica o premio informal con un pequeño regalo sin valor- también suponían un aumento de la motivación.

Una vez conocidos los ganadores la situación cambiaba. El aumento de la motivación de los ganadores de los premios aumentaba en mayor medida en el caso de un premio formal sin ceremonia aunque en el resto de opciones seguía produciéndose un incremento de la motivación. El cambio más radical lo experimentaban los perdedores, cuya motivación caía en todas las opciones del premio por debajo de antes de instaurarse cualquier tipo de reconocimiento. Como en la empresa existirán un mayor número de perdedores que de ganadores, esto suponía que la introducción de los premios implicaba un descenso de la motivación de los empleados.

Vía: VoxEU

Más en Otra Economía:

lunes, 17 de noviembre de 2008

Certificar el producto verde

¿Qué es un edificio ecológico? Dado que los consumidores valoran positivamente los aspectos ecológicos de sus viviendas a la hora de adquirirlos, todos los constructores publicitaban sus promociones como ecológicas. Para solventarlo un grupo de arquitectos, constructores y abogados crearon el US Green Builing Council. Dicha asociación es la encargada de certificar el grado de respeto medioambiental de las construcciones a través de un sistema de certificación denominado Leadership in Energy and Environmental Design (LEED).

Su experiencia se trasladó después a diferentes países como India, China, Brasil o Méjico. El éxito de la certificación se fundamentó que siguiendo sus directrices se lograban edificios respetuosos con el medio ambiente y con importante ahorros energéticos mientras el precio de la construcción apenas era un 1,8% mayor que el de los edificios convencionales. Entes certificadores similares han surgido para desarrollar las buenas prácticas en el sector del café por parte de la Scintific Certification Systems, las certificaciones de cultivos, empresas madereras y proyectos turísticos respetuosos con el medio ambiente de Rainforest Alliance o la conciliación de la vida familiar en las empresas.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

¿Nos hace malvados el libre mercado?


El debate sobre mercado y moralidad que realizó la Fundación Templeton ha sido trasladado por Citoyen a la blogosfera. Como en todo debate surgen los problemas de la nomenclatura: ¿qué valores morales consideramos acertados? Además, la Fundación Templeton habla de libre mercado, Citoyen de mercado y ambos parecen referirse al capitalismo.

Si entendemos libre mercado como el simple intercambio de productos o servicios, la moralidad recaerá directamente en los actores de la operación. Si alguien adquiere un bien robado, la responsabilidad recaerá en quien lo compra y lo vende. Pero los demás también tendrán la responsabilidad de alentar o desincentivar ese comportamiento.

Podemos recurrir a la reputación en el mercado para castigar estos comportamientos. El resto de los agentes rehuirá de hacer intercambios comerciales por lo que les resultará más rentable abandonar su comportamiento. Este planteamiento, no carente de razón, plantea dos debilidades. La primera se deriva de que el comportamiento de los agentes no tiene porque ser fácilmente observable. Un ejemplo lo podemos encontrar en la televisiva familia Darling, aportan enormes fondos para causas benéficas de manera pública a la vez que toman decisiones inmorales en la privacidad. La segunda se refiere a que la información es un bien público costoso de obtener, cada uno de los actores del mercado tendrá pocos incentivos de comprobar si cada uno del resto de participantes en el mercado ha comprado o vendido material robado.

Además tenemos que tener en cuenta la existencia de un grupo de consumidores y comerciantes que tendrán una situación de trade-off entre sus ideas morales y sus necesidades materiales, pudiendo llegar a elegir la compra de productos robados dada una determinada situación en el mercado a pesar de que censuren dicho comportamiento.

Por eso es factible que esos comerciantes y consumidores honrados decidan establecer reglas que impidan la venta de productos robados para desincentivarse a ellos mismos a tener que realizar actuaciones reprobables. Se trataría de evitar un dilema del prisionero mediante la toma de decisiones conjuntas e introduciendo la moralidad. Sería como un grupo de amigos que deciden dejar de fumar a la vez y llegan al acuerdo que si alguno de ellos encuentra a otro fumando deberá apagárselo y éste deberá pagarle una cena. Además serviría para asegurarse que ninguno de ellos se beneficiará de la compraventa de productos robados. Siguiendo con el símil, sería como el caso del fumador que decide guardar en una caja fuerte de la que no tiene llave su último paquete de cigarrillos.

Por tanto, no se tratará sólo de juzgar la moralidad del intercambio sino también evaluar la idoneidad de las normas que lo regulen. El establecimiento de unas leyes facilita un comportamiento ético en el mercado pero también incentiva la existencia de grupos que quieran apropiarse de la riqueza de los demás a través de dichas normas de manera moralmente reprobable.

Las normas legales deberían estar restringidas aquellas decisiones morales en las que exista un amplio consenso y cuya violación suponga un importante perjuicio para la mayoría de participantes en el mercado. En el resto de situaciones la valoración de la reputación es más eficaz. La promulgación de numerosas normas suelen ir relacionadas con los intereses espurios de grupos de presión y dificulta el cumplimiento y persecución de aquellas necesarias. En ese caso habría ilegalidades que muchos agentes considerarían éticas como ocurre en el caso de la publicidad o si se declararan obligatorias muchas de las medidas de responsabilidad corporativa.

Además del intercambio en sí y las normas que lo regulen, existe un tercer aspecto referido a los participantes en el mercado. Si dos individuos realizan intercambios en el mercado, ambos son responsables de sus actos. El problema surge cuando en el mercado participan sociedades con personalidad jurídica que sirven de velo a la responsabilidad de sus miembros. Añadido a la propia estructura de las empresas donde la propiedad está separada de la gestión, provoca comportamientos contrarios a los que habría si actuaran individualmente. De esta manera desaparecen los incentivos de reputación social o satisfacción personal mientras se multiplican los incentivos económicos cortoplacistas carentes de responsabilidad en los errores.

El mercado requiere para su correcto funcionamiento de un comportamiento moral de los agentes que cree confianza y evite exorbitados costes de transacción. Las relaciones comerciales serán tanto más beneficiosa cuanto más ético sea el comportamiento de los participantes. Incluso la participación en el mercado puede ser moralmente superior a otras medidas como la caridad. El mercado premia la moralidad, por lo que no sólo no corrompe sino que contribuye a hacer mejor personas. Pero para ello se necesita unas normas limitadas y eficaces y que los participantes no tengan estructuras que incentiven su irresponsabilidad.

martes, 11 de noviembre de 2008

Debate sobre libre mercado y moralidad

Citoyen lanza esta pregunta a la blogosfera: ¿Corrompe el libre mercado la moralidad de la gente? La ha recogida de la iniciativa que ha tenido la Fundación Templeton de trasladar esa pregunta a diversos intelectuales que han expresado las siguientes ideas:

Jagdish Bhagwati defiende que el libre mercado, que equipara a la globalización, aumenta la moralidad de las personas poniendo como ejemplo como la internacionalización de las empresas japonesas en los ochenta supuso una mejora en los derechos de las mujeres niponas y citando los Principios de Economía Política de J.S. Mill: may be said without exaggeration that the great extent and rapid increase in international trade, in being the principal guarantee of the peace of the world, is the great permanent security for the uninterrupted progress of the ideas, the institutions, and the character of the human race.

John Gray se muestra escéptico con el término libre mercado ya que considera que en todo momento existe una regulación. Considera que la libertad puede minar determinados valores tradicionales, como la familia, que han sido muy beneficiosas para el desarrollo moral mientras que la economía de planificación mostró la peor cara del ser humana llena de corrupción y que premiaba la supervivencia a costa de los reparos morales. La envidia y la avaricia son vicios pero también estímulos económicos que pueden servir para el desarrollo de la humanidad. Por todo ello concluye que: the true choice is between different mixes of markets and regulation, none of which will ever be entirely morally benign in its effects.

Gary Kasparov afirma que el libre mercado corroe los valores morales pero... menos que el resto de sistemas. Tras su experiencia soviética se muestra muy crítico con la posibilidad de que el mercado no sea libre, porque de lo contrario el mercado está controlado por alguien quien impone castigos. Por el contrario en el libro mercado, el buen hacer se ve recompensado con una buena reputación que traerá en una mejora material. Además el libre mercado genera un aumento de la riqueza y elimina la miseria lo que facilita que los individuos se preocupen de la moralidad de las decisiones una vez resueltos sus necesidades primarias como marca la pirámide de Maslow.

Michael Waltzer considera que la competitividad que provoca el libre mercado incentiva a transgredir los límites morales. Aboga por un constitucionalismo del mercado que limite el poder del que disfrutan los más ricos. Un objetivo en el que han fracasado las democracias occidentales que se encuentran dominadas por los grandes capitales.

Michael Novak defiende que el libre mercado marcó los principios morales en el nacimiento de los Estados Unidos: innovación, orgullo del trabajo duro y previsión en el futuro. Dichos valores, compartidos por la religión, fueron una fuente de prosperidad inigualable. El problema surge en las generaciones que heredan esa prosperidad sin sacrificio lo que les hace abandonar esos principios lo que aboca a una decadencia moral y después económica.

Bernard-Henri Levy considera que es el libre mercado el que nos socializa, promoviendo los intercambios, y el que nos posibilita ser moralmente responsable, ya que nos permite tomar nuestras propias decisiones.

Tyler Cowen se muestra favorable a que el libre mercado favorece los valores morales. Pone el ejemplo que los países menos corruptos son aquellos en los que el libre mercado se encuentra más extendido. Para lograrlo pone dos condiciones: la existencia de un sistema legal eficaz que persiga la agresión y el fraude y una base cultural en la sociedad de confianza y creencia en las reglas del mercado.

Robert B. Reich, autor de Supercapitalismo, reclama que la transparencia en los intercambios comerciales para lograr que el consumidor se tenga que enfrentar a un dilema moral cuando debe comprar un producto: If the market mechanism were so transparent that we could not avoid knowing the moral effects of our buying decisions, presumably we would then have to choose either to sacrifice some material comforts for the sake of our ideals or to sacrifice those ideals in order to have the comforts.

Ayaan Hirsi Ali empieza delimitando que la moral que postula es la consistente en anteponer la libertad de las personas a la redistribución de la riqueza o las creencias religiosas. Bajo ese prisma, el libre mercado no proporciona una sociedad perfecta pero sí pero una sociedad moralmente superior a la que proporcionan el resto de sistemas: la teocracia, el totalitarismo o la anarquía.

John C. Bogle distingue el libre mercado del actual mercado esposado (fettered market). Cuando Adam Smith publicó sus obras, el mercado estaba dominado por inversores individuales que perseguían sus propios intereses pero con prudencia e iniciativa. Pero en la actualidad los inversores a largo plazo han sido sustituidos por buscadores de rentas a corto plazo al frente de las corporaciones. Esto ha introducido un relativismo moral que ha permitido aberraciones como las altísimas retribuciones de los altos directivos, la ingeniería financiera para crear la ilusión de un beneficios crecientes pero realmente inexistentes, la asunción de un riesgos excesivos mediante el apalancamiento y el pago de enormes sumas para lograr el favor de los políticos que han permitido privatizar las pérdidas y socializar los beneficios.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Fox news: el huevo y la gallina de Murdoch

Las razones que tiene Rupert Murdoch para invertir en medios de comunicación son fundamentalmente dos: ganar dinero e influir políticamente. Hay grupos de comunicación que pueden anteponer el proselitismo político, como el caso de Libertad Digital. Pero según un estudio de la Universidad de Chicago, la opinión política de los medios se explica fundamentalmente por su adaptación al mercado que se dirigen en busca de las máximas ventas y de la mayor rentabilidad económica. Así no encuentran relación entre la ideología de los propietarios de los medios y el sesgo ideológico de sus medios.

Pero esa adaptación a los gustos de los lectores no asegura el éxito económico como está sufriendo Libertation. Y tampoco explicaría la estrategia de Rupert Murdoch que posee medios de perfil conservador en todo el planeta en vez de adaptarlos al mercado local como realizan la mayoría de grupos de comunicación norteamericanos. Es cierto que el magnate de origen australiano pierde dinero con alguna de sus franquicias, como el Weekly Standard, pero en la mayoría de casos su estrategia le resulta muy rentable. ¿Cómo se explica?

La clave se encuentra en el hecho que los medios de comunicación influyen en las ideas políticas de los ciudadanos como muestra Gerber et al. (2007). Pero como la opinión política de los consumidores influye en el sesgo de los medios nos encontramos con una retroalimentación. Nos tendríamos que preguntar si fue primero el huevo o la gallina. En el caso español, ¿es Prisa el mayor grupo mediático porque los españoles son mayoritariamente de izquierdas o son los españoles de izquierdas porque Prisa es el mayor grupo?

Rupert Murdoch decidió resolver la pregunta. En 1996 creó Fox News, un canal de noticias con un fuerte sesgo conservador. Un estudio de DellaVigna y Kaplan (2006) muestra que el surgimiento de la cadena ayudó al aumento del voto conservador. El aumento de personas de ideas conservadores provoca un mayor consumo de los medios afines a dichas ideas y unos mayores ingresos. Fox News es en la actualidad la emisora de noticias más vista en Estados Unidos y, junto al éxito del canal generalista Fox, ayuda a explicar el giro conservador de la política norteamericana desde mediados de los noventa. Lo que a su vez ha proporcionado nuevos clientes a los medios del grupo de Murdoch.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Empresas en manos de fundaciones

¿Es Banco Pastor una caja de ahorros? Jurídicamente no, pero su mayor accionista con más del 40% del capital es la Fundación Pedro Barrié de la Maza, cuyos objetivos son muy similares a los de las obras sociales de las cajas de ahorro. Además las cajas ya tiene que destinar parte de sus beneficios a la retribución de los inversores en caso de que hayan emitido cuotas participativas. Si hay tantas coincidencias, ¿es el Banco Pastor tan maravillosamente social como nos muestran la publicidad de las cajas o es tan cruelmente avaricioso como se caricaturiza a los bancos?

Pero la lista de empresas con ánimo de lucro propiedad de fundaciones sin ánimo incluye muchos más casos como por ejemplo el caso de Firefox. O el caso de la National Geographic Society, una entidad sin ánimo de lucro que recibe cuantiosas donaciones y también los dividendos de sus negocios editoriales y audiovisuales quienes le proporcionan fondos a la vez que difunden y ayudan a lograr los objetivos fundacionales de dicha sociedad.

Otra sociedad controlada por un fundación es El Corte Inglés. La fundación Ramón Areces dedicada a fomentar la investigación científica y técnica y a recordar al fundador de los grandes almacenes. Al no tener Ramón Areces descendientes directos, el resto del capital está muy diseminado en familiares lejanos lo que diluye el componente sentimental de una empresa familiar. A pesar de esto la empresa no maximiza los rendimientos económicos de lo propietarios gracias al peso de la fundación en el capital que sí actúa como si de un descendiente se tratara. Esto explica la resistencia a la salida a bolsa de la compañía y las trabas a la revalorización de los títulos, llegando incluso a los tribunales. Para añadir una mayor complejidad, una parte relevante del capital está en manos de empleados de la compañía.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Mobuzz: una empres que pide donaciones




Muchas voces en la blogesfera se hacen eco de la petición de dinero que Mobuzz ha hecho a sus espectadores. Unos apoyándola como Enrique Dans o Varsavsky y otros criticándola como hace Vida de un consultor. Mobuzz es una empresa que emite una serie de shows televisivos a través de internet. Han logrado un éxito de audiencia pero un fracaso económico al no superar el umbral de rentabilidad. En estos casos la solución pasa por obtener financiación o ampliar el capital, pero la empresa no ha logrado ninguna de las dos cosas.

Antes de cerrar el proyecto, Mobuzz ha pedido 120.000€ a sus espectadores. Lo ha hecho en forma de donación, es decir, que no los devolverá como si fuera un préstamo ni los actuales propietarios compartirán futuros beneficios con los aportantes. Esto ha levantado ciertas suspicacias en la red como las expresadas en Loogic sobre cual sería el resultado si al final el proyecto tiene éxito y los propietarios ganan dinero gracias a estas donaciones. Esto lo hubieran podido resolver desde Mobuzz convirtiéndose en una fundación sin ánimo de lucro. Ese es el funcionamiento de la cadena de televisión norteamericana Public Broadcasting System PBS, cuya principal fuente de ingresos son las donaciones de sus espectadores.

Otra solución que tendría Mobuzz es girar su estrategia a hacer que esas donaciones sean la futura fuente de ingresos. Es algo equivalente al conocido caso de un vendedor de rosquillas que repartía sus dulces por las oficinas junto a un bote donde cada consumidor realizaba el pago. No existía ninguna vigilancia por lo que la gente podía coger las rosquillas sin pagar. Pero en ese caso, el vendedor dejaba de suministrar las rosquillas. El resultado fue que la mayoría de oficinas fueron honradas y pagaban por las rosquillas a pesar de la nula vigilancia.

Mobuzz podía basar sus fuentes ingresos en el pago de sus clientes en vez de pedir un donación puntual durante tres meses. Entre otras cosas porque nada parece que vaya a cambiar dentro de tres meses y la empresa pase a poder obtener nuevas fuentes de recursos. Sobre todo cuando hay fondos disponibles para invertir en start-ups tecnológicas como muestra la reciente inversión de 600.000€ realizada por Jesús Encinar, Eurecan de Caja Navarra y otros inversores en la empresa RockOla.fm. No parece un problema de financiación sino de obtención de ingresos como muestra que los actuales propietarios son reacios a aportar nuevo capital a Mobuzz.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Memoria RSC para pymes

La Responsabilidad Social Empresarial para algo reservado a las grandes empresas para logren mejorar su proyección pública. Caja Navarra ha habilitado un sencillo cuestionario a través de una página Excel para permitir que las pymes realicen una memoria de RSC de forma sencilla.

Más: Memoria para pymes

martes, 4 de noviembre de 2008

Diferencia entre beneficio y retribución del capital

Mises nos ofrece en el ensayo Profit and Loss una definición de beneficio alternativa a la que él mismo ofrece en su obra La Acción Humana. Así distingue dentro del resultado económico de la empresa la retribución del capital invertido y residuo que corresponde al emprendedor, que sería aquel que detectaría la oportunidad de negocio. Esto nos devuelve al debate sobre si los verdaderos emprendedores son los accionistas o los directivos y por ende, cuál de ellos debería apropiarse dicho residuo.

If all people were to anticipate correctly the future state of the market, the entrepreneurs would neither earn any profits nor suffer any losses. They would have to buy the complementary factors of production at prices which would, already at the instant of the purchase, fully reflect the future prices of the products. No room would be left either for profit or for loss. What makes profit emerge is the fact that the entrepreneur who judges the future prices of the products more correctly than other people do buys some or all of the factors of production at prices which, seen from the point of view of the future state of the market, are too low. Thus the total costs of production — including interest on the capital invested — lag behind the prices which the entrepreneur receives for the product. This difference is entrepreneurial profit.

Many errors concerning the nature of profit and loss were caused by the practice of applying the term profit to the totality of the residual proceeds of an entrepreneur.

Interest on the capital employed is not a component part of profit. The dividends of a corporation are not profit. They are interest on the capital invested plus profit or minus loss.

The market equivalent of work performed by the entrepreneur in the conduct of the enterprise's affairs is entrepreneurial quasi-wages but not profit.

The activities of the entrepreneur consist in making decisions. He determines for what purpose the factors of production should be employed. Any other acts which an entrepreneur may perform are merely accidental to his entrepreneurial function. It is this that laymen often fail to realize. They confuse the entrepreneurial activities with the conduct of the technological and administrative affairs of a plant. In their eyes not the stockholders, the promoters and speculators, but hired employees are the real entrepreneurs. The former are merely idle parasites who pocket the dividends.

What has been called the democracy of the market manifests itself in the fact that profit-seeking business is unconditionally subject to the supremacy of the buying public.

Non-profit organizations are sovereign unto themselves. They are, within the limits drawn by the amount of capital at their disposal, in a position to defy the wishes of the public.

lunes, 3 de noviembre de 2008

El origen trostkista de la FNAC

El nacimiento de FNAC vino determinado por la ideología trostkista de sus fundadores. Trataban de aunar los intereses de los comerciantes y de los consumidores. Para impulsar el consumo, abarataron los precios, sacaron una revista, Contact, y se organizaron como un club con tarjetas de socio. Además, organizaron debates, actividades culturales y un laboratorio de análisis de productos que publicaba los resultados comparativos de los experimentos de producción, venta, actividades y consumo que realizaban.

Si hoy todas esas ideas forman parte del manual del servicio al consumidor, en los años cincuenta eran tan revolucionarios que sus fundadores las consideraban como la plasmación de sus ideas políticas. Unas ideas que a la vez eran rentables y que multiplicaron el valor de la empresa. La empresa pasó a mediados de los ochenta a manos de inversores financieros sin perder el estilo de gestión aunque sí con algunas modificaciones en sus relaciones laborales.

Más: El concepto FNAC (francés)

viernes, 31 de octubre de 2008

¿Por qué se tienen hijos?

La única razón por la que un homo economicus tendría un hijo es como forma de asegurarse el sustento en su vejez cuando ya no pueda trabajar y siempre que el vástago sea altruista ayudándolo en la vejez. Esto en una situación que imposibilite el ahorro para poder disponer de los recursos financieros en el momento de la jubilación y la inexistencia de un sistema público de pensiones adecuado. Se puede apreciar claramente estas razones en determinadas zonas de China o la India donde los encargados del mantenimiento de los ancianos son los hijos y las nueras. Esto desincentiva tener hijas ya que éstas cuidaran de sus suegros en la vejez y no en sus padres, lo que explica el fuerte rechazo de la población a tener hijas.

Esta visión planteada por Leibenstein (1957) fue contestada por los trabajos de Becker y Barro (1986 y 1988), quienes promulgaban que la fertilidad es un bien de consumo que proporciona una utilidad de la que deriva la Regla de Hamilton.

La existencia de sistemas públicos de pensiones supone que los agentes no precisarán de sus hijos para sobrevivir en su vejez. Esto podría explicar el fuerte descenso de la natalidad en los países desarrollados reafirmando la visión de que los hijos eran bienes de inversión para la jubilación.

Además explica por qué aquellas rentas más bajas tienen más hijos ya que serán las que menores recursos tendrán para su jubilación y cuyo tiempo tiene menor coste de oportunidad. O también nos hace entender los procesos en los que se produce un aumento de la natalidad con un descenso de la cobertura del sistema de pensiones público como explican Boldrin et al. (2005) y Billari y Galasso (2008).

Pero los defensores de que la fertilidad es un bien de consumo argumentan que dicha reducción también puede ser provocada por la reducción en la renta disponible que suponen las cotizaciones a las sistemas de pensiones.

Ambos modelos pueden ser compatible y explican que los sistemas de pensiones han reducido la fertilidad pero no la han hecho desaparecer. Entre otras cosas porque la “rentabilidad” de los hijos como bienes de inversión para el retiro son proporcionales a su número mientras no lo es la utilidad que producen como bienes de consumo. En la mayoría de casos, la satisfacción mostrada por tener cinco hijos no es cinco veces mayor a la de tener uno.

Y eso a pesar de que el sistema de pensiones incentiva la aparición de free riders, aquellos individuos que cobrarán sus pensiones gracias a las cotizaciones de los hijos de aquellos agentes que sí afrontaron el desembolso de tener hijos. Con lo que el coste de la utilidad de tener hijos aumenta, dado que se tienen más gastos sin disponer de más ingresos en la vejez. Así los sistemas de pensiones se muestran como instrumentos públicos que reducen el altruismo de tener hijos.

jueves, 30 de octubre de 2008

Cultivos resistentes a la sequía

Una empresa valenciana desarrolla cultivos a prueba de sequías. Se trata de desarrollar plantas con el mismo vigor aunque reciban un 30% menos de agua. A pesar de los beneficios que la cesión de sus patentes les reportará, las promotoras declaran que:

“fundamos la empresa tres socios (María Dolores Antón, junto a Lladró y Vera), con el objetivo de hacer ciencia, no de facturar a corto plazo”.

Y no es la única. Monsanto desarrolla un maíz resisten a las sequías para potenciar su producción en los países más pobles.


miércoles, 29 de octubre de 2008

Promise cabernet, Weekly standard y Chelsea


¿Qué tiene en común un vino producido en Napa (California), un semanario editado en Whasington y un equipo de fútbol de Londres? Pues que los tres son empresas y las tres no proporcionan beneficio monetario alguno a sus dueños.
Stephen McPherson es el presidente de la cadena de televisión ABC y Rich Frank fue presidente de los Estudios Walt Disney y de la cadena de televisión Paramount. A pesar de la enorme experiencia de ambos en la industria del entretenimiento, el negocio que ambos decidieron emprender conjuntamente fue una empresa vinícola llamada Promise. Las primeras botellas ya estaban vendidas antes de su salida de la bodega a un precio de 250 dólares y han recibido excelentes críticas en la prensa especializada. A pesar de este éxito comercial, cuando Frank consultó con su asesor financiero sobre la rentabilidad de su negocio, éste le contestó que no vería beneficio alguno hasta tres años después de su muerte.
Rupert Murdoch es un claro ejemplo de empresario de éxito. Comenzó gestionando un periódico local australiano y en la actualidad controla uno de los mayores grupos de comunicación del planeta. Es uno de los hombres más ricos del mundo y sus negocios le reportan pingües beneficios. ¿Todos? No, un pequeño semanario editado en la capital norteamericana llamado Weekly Standard le supone unas importantes pérdidas, superiores al millón de dólares anuales. ¿Por qué no se desprende de él? Tal vez porque aunque su escasa tirada no le reporte beneficios, pero se trata de una de las publicaciones más influyentes de Estados Unidos. Entre su redacción se encuentran gran parte de los asesores del presidente Bush y muchos de los componentes del equipo de la candidatura de McCain.
Roman Abramovih es un millonario ruso que trasladó su residencia a Londres como otros muchos ricos atraídos por las importantes ventajas fiscales de la capital británica. Chelsea es uno de los barrios más exclusivos de Londres pero no uno de los que contaban con mayor tradición futbolística. El ruso, gran aficionado al balompié, decidió adquirir al equipo del barrio y convertirlo a base de talonario en uno de los principales equipos de Europa. Lejos de los beneficios que el Manchester United reporta a sus dueños, el Chelsea no ha logrado otra cosa que pérdidas. Aunque como diría el anuncio, el placer de ver a tu equipo jugar una final de la Champions League en Moscú no tiene precio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...