viernes, 31 de agosto de 2007

Maimónides, las ayudas sociales y la RSC

Un filósofo judío del siglo XII llamado Maimónides entendió que en todo acto de caridad, la transacción tiene dos lados, el que da y el que recibe. Quería que el donante tuviera el corazón puro y el que receptor tuviera dignidad. De esta manera consideraba que el grado más alto de caridad es cuando el donante hace un regalo o un préstamo o da alguna forma de ayuda, que permite el receptor fuera autosuficiente.

Maimónides también insistía en el anonimato, como manera de mantener la dignidad y la pureza del corazón. El grado más bajo de caridad se produce cuando el donante y el receptor conocen sus respectivas identidades. Defendía dar por compasión y no por la vanidad de que alguien dependa de nosotros por lo que propugnaba el anonimato del donante y receptor.

¿Cómo evaluar la mayoría de actividades de responsabilidad social corporativa, obra social de las cajas o mecenazgo de las empresas siguiendo los dos criterios anteriores? ¿Deben las empresas identificarse ante los beneficiarios? ¿Se debe comunicar para que los clientes favorezcan a las empresas que hagan contribuciones sociales? ¿Se incentiva que los receptores pasen a ser autosuficientes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...