miércoles, 9 de julio de 2008

Crear una empresa es como dar regalos

Según nos enseña la antropología, estos regalos empezaron, muy a menudo, como fiestas: el hombre importante de la comunidad organiza un gran banquete e invita a toda la gente a la fiesta. Esta fiesta suscita, a la gente que participa en ella, el deseo de hacer lo mismo: los participantes se sienten endeudados con respecto al anfitrión y buscan la manera de devolverle el favor. Este es el modo en que se desenvuelven las pautas del intercambio capitalista: empieza con un regalo por parte de algún empresario, que suscita, por parte de los beneficiados, el deseo de corresponder, y de este impulso inicial de generosidad proviene el espiral de intercambios que, en la última instancia, da lugar a la prosperidad capitalista.
Cuando un empresario hace una inversión, se trata de una apuesta, de una suposición, pero no de un contrato que requiera una reciprocidad obligada. Es una especie de regalo que se hace a la sociedad con la idea de cosechar, posiblemente, algo a cambio, pero sin la estipulación expresa de que así sea de hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...